La vieja guardia espabila al Leche Río Breogán

Christian Díaz y Salva Arco lideran el gran ejercicio de resistencia ante el Palencia


La afición del Pazo volvió a enarbolar orgullosa sus bufandas. Lo hizo con regularidad durante el partido y con una arrebatadora efusividad a la conclusión del mismo, en señal de satisfacción, de alivio y de liberación, y, cómo no, como muestra de agradecimiento al equipo por la trabajada victoria que le acababa de brindar. Maniatado por las bajas de Ahonen y Soluade, el Leche Río Breogán se anotó ante el Chocolates Trapa Palencia una de esas victorias con fuertes efectos secundarios para la moral y la ilusión. Completó un ejercicio de resistencia brillante, esperando su oportunidad. Cuando los palentinos perdieron puntería, allí estaban Salvo Arco, Christian Díaz, Quintela., Dago Peña y compañía para cazar al vuelo un triunfo que durante buena parte del encuentro estuvo en duda por la fuerza anotadora de los forasteros. Jasaitis, uno de los destacados en el Palencia, tuvo la gloria en sus manos, pero el tiro que podía darle la victoria a su equipo se quedó muy corto.

Un pick and roll de Christian Díaz y Olah descorchaba un partido en el que el Breogán buscaba la primera de las revanchas que tiene planeadas para el mes de febrero. Lo vivido en el primer cuarto fue solo el preámbulo de lo que estaba por venir. No hubo tregua para nadie. El Palencia resistió estoicamente el empuje inicial del Leche Río Breogán y los lucenses neutralizaron los momentos más brillantes del rival con raza y carácter y empujados por la vieja guardia. Salva Arco y Christian Díaz sujetaron al equipo en los momentos de mayor dificultad, cuando el Palencia trataba de demarrar a base de triples y la fuerza bajo el aro de Kevin Larsen. Entre el capitán y el renacido base canario se repartieron más de la mitad de los puntos del Breo en un partido en el que desde bien pronto era fácil pensar en un final cardíaco, como así fue.

Los palentinos tomaron la delantera en el marcador por primera vez en los primeros compases del segundo cuarto, cuando alcanzaron su máxima diferencia en el partido (30-39). Fue el único momento de debilidad del Breo. Salió Salva Arco al rescate y con 12 puntos consecutivos ajustó de nuevo el marcador al final de una segunda manga que se cerró con otro triple visitante.

En el tercer período, a los triples de Barder respondió Christian Díaz, de la misma manera y añadiendo asistencias a su repertorio. Cuando el canario necesitaba un respiro, ahí estaba Quintela para dirigir. Y cumplió con creces el lucense.

Con un parcial de 6-0 los breoganistas volvían a ponerse por delante muchos minutos después. El partido caminó hacia su recta final con el Palencia engrosando su casillero desde el tiro libre y el Breo entregado a la magia del Pazo. Arco y Díaz propiciaron que en la moneda al aire saliera cara para el Breo.

Consulta aquí las estadísticas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La vieja guardia espabila al Leche Río Breogán