«Una final para el Breo en noviembre», por Ricardo Hevia

«Hay que refrendar la buena impresión de hace una semana con otra actuación aún más convincente»


a victoria en la cancha del Covirán Granada abre un período deseado por toda la afición. Volver a creer en el equipo y volver a ilusionarse, aunque con sordina. Hay que refrendar la buena impresión de hace una semana con otra actuación aún más convincente y, por supuesto, con un triunfo que sigue siendo necesario. Yo diría que imprescindible. Al equipo, todavía sobre arenas movedizas, no sabemos el tiempo que le costará reducir la distancia que le separa de la cabeza de la tabla, pero sí sabemos a dónde nos llevaría otra derrota en casa y más ante un rival tan directo como Delteco. Todo se conjuga para que el Pazo siga registrando una entrada excelente, incluyendo el debut de Gavrilovic, que no es un jugador de renombre pero viene de una escuela mágica y seguro que dispuesto a dejarse la piel en busca de un contrato definitivo.

El rival de hoy es compañero de fatigas en labores de ascenso y descenso y en los pronósticos está entre los favoritos. Suma un triunfo más, pero tampoco está para tirar cohetes. Es un equipo que busca casi siempre ralentizar el juego y jugar 5x5. Sus tanteos suelen ser bajos y su caudal ofensivo se concentra en tres o cuatro hombres; el base Reed Timmer, un excelente tirador de 3 puntos y magnífico jugador; el escolta Jhon Dee, también buen jugador, quizás con poco físico y buen tirador; y Davis Rozitis, un cinco con excelente juego de espaldas al aro que en sus años en Ourense fue posiblemente el mejor interior de la categoría. Los tres, extrañamente, están haciendo números muy por debajo de temporadas anteriores. Junto a ellos, Mikel Uriz, otro hombre muy importante. Y para labores de defensa y pegarse con todo el mundo, Xabier Oroz, un excelente defensor, con poca mano y un suplicio para cualquier jugador al que defienda. Lo mismo ocurre con Mikel Moros y Olaizola. Tengo la sensación de que Christian y Ahonen van a tener una mañana muy sufrida.

Palma les ganó muy fácil. Nosotros nos conformamos simplemente con ganar. Este es uno de esos partidos que de repente te aparecen en el camino en una fecha temprana, pero que a la corta deciden muchas cosas. Que todo salga bien y el triunfo se quede en casa. Es la necesidad y el deseo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Una final para el Breo en noviembre», por Ricardo Hevia