Tito Díaz: «En dos días solo dormí cinco horas»

El nuevo técnico del Breogán solo pide a la afición que no cambie y al equipo que borre la imagen del último partido


Lugo .

El Cafés Candelas Breogán ya tiene a su particular Zidane en casa, es Tito Díaz, al que separan muchas cosas del galo, sobre todo que le tiene mucho más apego a su Breo con el que vivió tantas experiencias, que el francés al Madrid. El Maestro llega regresa a casa dispuesto a arrimar el hombro en un momento complicado y a revitalizar a una plantilla que dice que tiene muchas cosas buenas, pero a la que reclama que dé ya mismo un paso al frente para borrar de un plumazo el ridículo del último partido.

-¿Qué supone para usted llegar al banquillo del Breogán?

-En primer lugar una gran alegría como lucense y breoganista que soy, pero también una enorme responsabilidad y una excelente oportunidad profesional.

-¿Adoptó la decisión de venir con rapidez?

-Por supuesto, no hay nada que pensar cuando existe la posibilidad de venir a Lugo y el Breogán me necesita. Quiero destacar en este caso la valentía de los responsables del equipo por apostar por un técnico que no cuenta con experiencia en la máxima categoría

-¿Esperaba que le llamaran tras el cese de Lezkano?

-Si soy sincero, como técnico siempre piensas que te pueden llamar y sabes que es una posibilidad, pero en este caso no me dio tiempo ni a pensarlo, ya que a los pocos minutos de conocer el cese de mi predecesor ya me llamaron y por lo tanto no tuve ni tiempo a pensar en nada.

-¿Cómo afronta comenzar en una categoría en la que nunca entrenó?

-Tengo ventajas muy grandes como seguir al Breogán en todos los partidos, conocer perfectamente al club, la ciudad, el pabellón y los aficionados. Por otro lado el fin y al cabo tengo sobrada experiencia en Leb Oro y otras categorías y al fin y al cabo todo es baloncesto y el cambio más grande en la Liga Endesa es únicamente la repercusión mediática. A nivel profesional es evidente que llegar al máximo nivel es algo que me hace mucha ilusión, pero repito que el trabajo es similar al que se hace en otras categorías.

-¿Segunda etapa en el Breogán y otra vez con una gran presión?

-El Breogán siempre vive bajo presión, ya que es un equipo que cuando está en Leb Oro es cabeza de León y cuando llega a la ACB es cola de león. No es una presión similar a la de los equipos grandes, pero sí notable. De todas maneras, sin presión no hay baloncesto.

-¿Qué supone que en el cuerpo técnico estén tres entrenadores lucenses?

-Es para todos una facilidad enorme para trabajar. Nos conocemos y tenemos una relación estrecha. Además está más que garantizada la implicación de todos y cada uno sabe perfectamente lo que tiene que hacer. Hay que tener en cuenta también que tanto Javi Muñoz como Pablo Abuín ya estuvieron como segundos en ACB, algo importante. Para la gente estoy seguro que también es un valor añadido importante.

-¿Porqué considera que siempre se le exige más a la gente de la casa?

-Es verdad que siempre se les suele exigir más a las personas de la casa, pero por otro lado también es cierto que se presta más apoyo y cariño, así como respaldo cuando lo necesitan. En lo que respecta a la implicación que suele tener la gente que asume una responsabilidad tan grande y bonita como esta baste el ejemplo de lo que me está ocurriendo a mí, que solamente he conseguido dormir cinco horas en los dos últimos días.

-¿Cómo ve la situación del equipo?

-¿Ahora mismo lo único que veo en mi horizonte es Fuenlabrada, un partido complicado que tenemos que afrontar tras una derrota dura, por lo que estoy centrado en conseguir que los jugadores reaccionen.

-¿Cómo encontró al equipo?

-Con muestras de reacción y conscientes de que metieron la para en el último partido, por lo que quieren resarcirse de ello cuanto antes. Tienen que demostrar que fue solo un accidente puntual.

«A la afición solo le pido que se siga portando como siempre»

Tito Díaz es consciente del poco tiempo del que dispone para corregir cosas y imponer su sistema, pero reconoce que el equipo hace muchas cosas bien y por lo tanto no tendrá que cambiar tanto para obtener el rendimiento que espera en los once partidos que restan.

-¿Qué precisa corregir de inmediato?

-El equipo tiene que dar un paso adelante desde la defensa y precisamos tener más comunicación y equilibrio. Hay muchas cosas que se estaban haciendo bien, por lo que partiremos de esa base.

-¿Le dificulta las cosas estrenarse con un partido decisivo ante un rival directo?

-En mi caso no me resulta agradable hablar de finales, ya que si lo ganamos no se acaba la situación delicada por la que estamos pasando y queda mucho todavía por hacer. Calificaría este partido como importante, en gran parte también por llegar después de un compromiso en el que el equipo dio una muy mala imagen y por lo imagen la obligación de los jugadores es la de dar un paso al frente y borrarla para demostrar que fue un accidente.

-¿Qué les dice a los aficionados breoganistas?

-A una afición como la del Breogán, no es necesario decirles nada, ya que todos sabemos que son los mejores y que no nos van a fallar. Lo único que les pido es que se sigan portando como siempre, más no pueden hacer.

-¿Le sorprendió el cariño y apoyo que está recibiendo durante estos días?

-Tengo que reconocer que me desbordó por completo. La verdad es que recibí infinidad de apoyos y mucho cariño ya desde que se comentó la posibilidad de que pudiera venir al equipo. Es impresionante el cariño que estoy recibiendo por parte de mucha gente.

-¿Recuperar a Henk Norel será la clave?

-No podemos pensar que un jugador que lleva 7 meses soportando una grave lesión y que todavía se está recuperando poco a poco va a ser la solución a corto plazo. En este caso sí esperamos que el que se recupere antes y esté en condiciones sea Dragicevic, que es más factible que pronto esté con nosotros y en un estado bueno para ayudarnos en lo que resta de liga.

-¿Cómo ve lo que resta del calendario hasta concluir la temporada?

-Insisto en que de momento el único partido que tengo marcado en rojo es el de Fuenlabrada, en el resto de compromisos y rivales comenzaré a pensar cuando nos corresponda enfrentarnos con ellos. Lo que tengo claro es que somos capaces de ganarle a cualquiera como el partido en el que el equipo se impuso a todo un Real Madrid, pero también de perder por 35 puntos ante el colista.

Tito Díaz, la nueva esperanza del Pazo

i. meitín buján

Regresa al Cafés Candelas Breogán 22 años después con el reto de mantener al equipo en la ACB

Muy poco ha tardado el Cafés Candelas Breogán en encontrar un nuevo jefe para el banquillo tras el despido de Natxo Lezkano. La nueva esperanza del breoganismo se llama Tito Díaz (Lugo, 1957), un técnico sin experiencia en la ACB pero con un fuerte apego al club y con capacidad y agallas suficientes para salir airoso de la exigente misión que le han encomendado en su vuelta a casa 22 años después: reconducir a trayectoria de un equipo que ha perdido el rumbo y ahora en puestos de descenso tras el fracaso en casa del colista.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Tito Díaz: «En dos días solo dormí cinco horas»