Tito Díaz, la nueva esperanza del Pazo

Regresa al Cafés Candelas Breogán 22 años después con el reto de mantener al equipo en la ACB


Muy poco ha tardado el Cafés Candelas Breogán en encontrar un nuevo jefe para el banquillo tras el despido de Natxo Lezkano. La nueva esperanza del breoganismo se llama Tito Díaz (Lugo, 1957), un técnico sin experiencia en la ACB pero con un fuerte apego al club y con capacidad y agallas suficientes para salir airoso de la exigente misión que le han encomendado en su vuelta a casa 22 años después: reconducir a trayectoria de un equipo que ha perdido el rumbo y ahora en puestos de descenso tras el fracaso en casa del colista.

Su fichaje era un secreto a voces desde que se consumó la destitución de Natxo Lezkano y el club lo oficializó a primera hora de la mañana a través de un comunicado en el que presenta al flamante entrenador como una institución en el club. «Tito Díaz é un dos nomes históricos do Breogán. Un referente como director de xogo, foi un dos xogadores que levou ao equipo celeste a cumprir o rexistro histórico de xogar en Europa (Copa Korac) co club da súa cidade na campaña 1985/86, tras o sexto posto logrado na campaña anterior», subraya el escrito acerca de un hombre que en la actualidad formaba parte del organigrama técnico de la Federación Gallega de Baloncesto y que ha desarrollado en Galicia toda su carrera como entrenador. Desde el club señalan que el compromiso tiene vigencia hasta el final de la temporada en curso y no contempla ninguna cláusula en caso de que consigan la permanencia en la ACB.

Antes de su primera sesión de trabajo al frente de la plantilla breoganista, Tito Díaz fue presentado en el Pazo. Arropado por el máximo dirigente del club, Jesús Lázare, el estratega lucense abrió su intervención destacando el trabajo de su antecesor y exponiendo las principales razones que le inclinaron a asumir el reto de rescatar al Breo: «Estoy aquí por dos motivos: porque creo en el equipo y porque este es mi club», declaró antes de ensalzar la valentía de los dirigentes por apostar por un técnico sin experiencia en la élite y la capacidad de una plantilla a la que pide «un paso adelante» en la faceta defensiva. «En concentración, en esfuerzo, en colocación... Si somos un buen equipo en defensa lo seremos también en ritmo, en confianza y en el apartado ofensivo», añadió.

Tito Díaz también tuvo palabras de aliento para la entusiasta afición del Pazo, «una de las mejores o la mejor de España». «Le pediría que siga igual, apoyando al equipo en este momento tan duro. Es un momento difícil y ahora es cuando aparecen las aficiones de verdad y los jugadores de verdad», comentó Tito Díaz, que incorpora a su equipo técnico al también lucense Javi Muñoz, exentrenador del Estudiantes y que hasta hace unas semanas dirigía al Santos de San Luis en la máxima categoría del baloncesto mexicano.

Tito Díaz iniciará su segundo periplo en el banquillo breoganista este domingo con un partido de suma importancia ante el Fuenlabrada, otro de los equipos asfixiados por la amenaza del descenso, reforzado en el mercado de invierno y que ahora practica «un baloncesto de alto nivel», advirtió. «No es un match ball. Todos los partidos son importantes y este más porque es en casa», razonó el nuevo preparador breoganista, que no dejó de insistir en la confianza que tiene en su grupo de jugadores y confesó que buscan un sustituto para Milsap. «Si llegara otro jugador exterior que aportara lo que no aportó él, sería perfecto», indicó antes de ponerse manos a la obra en el Pazo.

Pablo Abuín y Javi Muñoz completan el trío lucense en el banquillo breoganista

la voz

El joven estratega lucense ya había ejercido como ayudante en el primer equipo cuando Andreu Casadevall estaba al frente

Con la salida de Óscar Lata, principal ayudante de Lezkano, y la incorporación de Javier Muñoz, el cuerpo técnico del  Cafés Candelas Breogán será plenamente lucense. Tito Díaz moverá la batuta y en la toma de decisiones contará con los consejos de Pablo Abuín, que permanece en el equipo, y el citado Javi Muñoz, que vuelve a la entidad breoganista tras cerrar su etapa en el baloncesto mexicano. El joven estratega lucense ya había ejercido como ayudante en el primer equipo cuando Andreu Casadevall estaba al frente.

Tres lucenses con la pizarra que estarán acompañados en su misión por Jaime Capellá en la preparación física, Juan David Gutiérrez y Pablo Duarte a cargo de la fisioterapia y Francisco de Andrés como delegado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Tito Díaz, la nueva esperanza del Pazo