Un simbolo del breoganismo

Protagonista de la única experiencia continental del Breo, Tito Díaz ha disputado 136 partidos en la ACB con la camiseta celeste


El nombre de Tito Díaz sale inevitablemente a la palestra en toda tertulia sobre el baloncesto lucense o gallego. El flamante entrenador del Cafés Candelas Breogán es un símbolo del breoganismo y una de las personas más apreciadas y respetadas en la gran familia del básquet irmandiño. Desde que se oficializó que relevaría a Natxo Lezkano en el banquillo del equipo lucense, los mensajes de ánimo y los elogios inundaron las redes sociales. Con su fichaje, el Breo hace un guiño a toda una región.

La hinchada del Pazo lo admira y lo aprecia por su compromiso y lealtad con un club donde contribuyó al apogeo a finales de la década de los 70 y en los 80. Tito Díaz fue partícipe del salto a la élite del Breo y de la única e histórica experiencia continental en la temporada 1985-1986, cuando el cuadro celeste, con él como director de juego y arropado por jugadores de la talla de Manel Sánchez, Jim Wright o Winfred King, disputó la Copa Korac y fue eliminado en la liguilla de cuartos de final. «Jugar en Belgrado o en Varese para un equipo modesto fue un lujo. Éramos un equipo respetado y la gente sabía que jugar en Lugo y ganar no era fácil. Fue una experiencia que se recuerda para siempre», rememoraba hace unos cuantos años.

Base práctico, con buen manejo de balón y hábil para encontrar los puntos débiles del rival, Tito Díaz defendió al Breogán en la ACB durante seis temporadas (de la 83/84 a la 86/87 y 88/89 y 89/90) y en la actualidad es el quinto jugador que más veces vistió la camiseta celeste en la máxima categoría, con un total de 136 partidos. En el ránking le superan Manel Sánchez (213), Devin Davis (198), Juan Miguel Alonso (152) y Óscar Peña (136).

Paco García le sustituyó en su anterior etapa en el banquillo

Tito Díaz ya sabe lo que significa y la importancia de tener la voz de mando en la plantilla del Breogán. En la temporada 1997-1998, en la Liga LEB, el club apostó por él para el banquillo y como secretario técnico, pero su experiencia al frente del equipo de la ciudad amurallada concluyó antes de lo previsto. En una campaña de altibajos en la que el Breogán acabaría tercero con 15 victorias y 9 derrotas, por detrás del Murcia y el Fuenlabrada, Paco García le sustituyó a finales del mes de diciembre.

Sus primeros pinitos serios con la pizarra los vivió en A Mariña, donde casi es un vecino más, a bordo del Celtas-Playas de Foz, y tras su paso por el equipo breoganista estiró su trayectoria en el Inelga de Vilagarcía, Marín-Peixe Fresco, CB Rosalía, Extrugasa de Vilagarcía (femenino) y Leyma Natura Coruña.

En el equipo herculino permaneció durante cuatro temporadas, disputó tres fases de ascenso a la Liga ACB y en la campaña 2015-2016 eliminó al Cafés Candelas Breogán en la semifinal del play-off por el dar el salto a la cúspide del básquet español

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un simbolo del breoganismo