Un encuentro de emociones a flor de piel para Sergi Vidal

El escolta catalán volvió a sentirse jugador con un GBC que visita el Pazo este domingo


LUGO / LA VOZ

Sergi Vidal (Badalona, 1981) vivirá un encuentro de emociones el domingo. GBC visita el Pazo en un momento delicado. Últimos en la tabla de la Liga Endesa, los de San Sebastián necesitan el triunfo si no quieren descolgarse en la lucha por la permanencia. «Es uno de mis ex y uno de los equipos que son más especiales, por lo que significó para mí ir ahí después de haber pasado dos años complicados en lo deportivo en el Real Madrid», reconoce el escolta del Breogán en una charla con Alberto González en Radiovoz.

Recuerda la marcha hacia el equipo vasco como una liberación y a posteriori se da cuenta de que fue «una magnífica decisión porque deportivamente lo había pasado mal en el Real Madrid, no había encontrado mi lugar en la plantilla y yo lo que quiero es jugar. A mí lo que me apasiona es poder competir, estar en pista y ayudar a mis compañeros. Obviamente también en la banda y dentro del vestuario, pero también sobre el parqué. Después de dos años de no poder hacerlo en Madrid, en San Sebastián encontré todas las cosas para poder volver a sentirme jugador, volver a disfrutar y pasar un año increíble». Fue un conjunto de cosas el que le permitió conservar tan grato recuerdo del GBC: «El ambiente en el vestuario, en la ciudad, los aficionados, la expectación que estaba creando el equipo y también las facilidades que me dio Sito para poder volver a divertirme».

Vestirá la celeste alguna jornada más. El Cafés Candelas ha sido capaz de llegar a un acuerdo con el catalán para prolongar su vinculación, aunque no se libra del San Benito de temporero. «De momento no puede ser, pero espero poder trabajar en ello para conseguirlo. Es un tema económico del club, que tiene un presupuesto y tiene que adaptarse a él. Ha habido imprevistos durante la temporada y aunque deportivamente quieren que se produzca, no puede ser ahora mismo», explica el jugador. «El club me ha transmitido que está contento con mi labor en la pista y en el vestuario, yo también estoy a gusto en Lugo. Cuando se da esta situación, normalmente hay acuerdo», dice Vidal.

Continuidad como temporero

Curtido por las tablas de una carrera larga, Vidal tiene claro que «lo que me gusta es tener una estabilidad para poder desempeñar mi trabajo con más garantías, pero la situación es la que es y la entiendo. Intento evadirme un poquito y centrarme en lo que para mí es importante: ayudar a mis compañeros a conseguir el objetivo». Añade que «no siempre las cosas salen como uno quiere, pero dicen que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Mi intención es quedarme hasta final de temporada, pero si no puede ser, buscaré alternativas».

Se auto exige, porque no entiende el baloncesto de otra manera. «Estoy contento, pero soy ambicioso, competitivo y siempre quiero más. Siempre pienso que se puede hacer más. Hay partidos que a nivel de números o de estadísticas destacas más o menos, pero para mí lo importante es aprovechar toda mi experiencia para ayudar a conseguir las victorias. A veces hay cosas que no salen en las estadísticas que también ayudan», «siempre pienso que puede haber una mejor versión mía». Dice que se ha encontrado en Lugo «muchísima ilusión». «Es lo que a mí más me llega. El club está trabajando por conseguir ese objetivo, que esto no sea flor de un día y que vuelva a ser un histórico en la competición».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un encuentro de emociones a flor de piel para Sergi Vidal