La fotógrafa Lindsay Morris muestra la fragilidad del género no definido

La artista estadounidense expone por primera vez en Europa en el marco del Outono Fotográfico de Ourense, que este año tiene como eje la identidad


Ourense / La Voz

Entre los años 2007 y 2010, Lindsay Morris visitó en varias ocasiones una escuela de verano dirigida a niños de género no definido y a sus familias. Lo que en Estados Unidos se conoce como gender non-conforming. Un encuentro que dio paso al documental fotográfico You are you, en el que se retrata un refugio temporal en donde la fragilidad de estas personas da paso a la libertad. Morris asegura que tanto los niños como sus familias accedieron, con gran valor, a formar parte de unas imágenes que fueron publicadas en la portada del New York Times Magazine. Ahora llegan a Ourense, de la mano del Outono Fotográfico y en una edición que tiene como eje central el tema de la identidad. Lindsay Morris expone su trabajo por primera vez en Europa, en el Centro Cultural Marcos Valcárcel. Ayer, desde Nueva York, vía Skype, explicó que, debido a la gran importancia que suscita ahora este tema, el documental fotográfico ha sido editado en publicaciones de Francia, Italia, Israel o Australia, entre otros países. Las imágenes se enmarcan dentro de una corriente surgida a finales de los años 80 denominada Teoría Queer, según la cual las identidades y orientaciones sexuales de las personas son el resultado de una construcción social y no están esencial o biológicamente inscritas en la naturaleza humana. «No es solo un proyecto fotográfico, fueron siete años de una historia que ha evolucionado», relató Morris, que ha seguido a muchos de esos niños tras dejar el campamento de verano, con vidas plenas. Las fotografías darán paso a un filme documental en el próximo enero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La fotógrafa Lindsay Morris muestra la fragilidad del género no definido