Un plan municipal trató en el 2002 de fomentar la igualdad en el callejero local


El proceso de feminización del callejero ourensano comenzó en el año 2002, con un acuerdo plenario en el que se decidió por unanimidad dedicar una calle en Portocarreiro a Clara Campoamor, impulsora del sufragio femenino. La placa con su nombre se descubrió coincidiendo con el Día de la Mujer Trabajadora, y posteriormente se aprobó la adjudicación de cinco nombres femeninos más a otros espacios urbanos de la capital de As Burgas. Así, pasaron a formar parte del nomenclátor Federica Montseny, Victoria Kent, Marie Curie, Carmen Legísima y Araceli Ancoechea. A ellas se sumó la directora de cine Pilar Miró, a quien recuerda una calle en el barrio de O Vinteún que se inauguró en 2004 en un acto al que no faltó su hijo, Gonzalo Miró. Antes que todas ellas, desde 1995, las poetisas ourensanas Pura y Dora Vázquez ya tenían su espacio en la ciudad, junto al parque Barbaña.

Poco más se hizo hasta el 2006, cuando el Consello Municipal da Muller, a través del plan de igualdad de oportunidades, trató de darle un nuevo impulso al proyecto. Entonces se incluyeron tres nombres de profesionales para nuevas zonas que se fueran abriendo en la ciudad. Angelita Paradela, la primera médico colegiada de Ourense, y las profesoras Paz Parada y Paz Sueiro fueron las seleccionadas en una iniciativa sobre la que, los datos lo prueban, aún hay mucho trabajo que desarrollar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un plan municipal trató en el 2002 de fomentar la igualdad en el callejero local