«La mano nos pone en contacto con el mundo, por eso sufre tanto»

Organiza un congreso sobre patologías de las extremidades superiores

.

A Coruña

El Hospital Abente y Lago será la sede que albergue el séptimo congreso del Grupo de Estudio de Patologías de la Extremidad Superior, que reunirá los días 17 y 18 de este mes en A Coruña a especialistas de diferentes disciplinas -desde cirujanos plásticos o pediátricos a fisioterapeutas- venidos de toda España y Portugal. El doctor Ángel Álvarez Jorge preside el comité organizador de este encuentro donde se hablará de una de las partes del cuerpo que menos cuidamos y que más accidentes padecen: las manos.

-Todo un congreso para hablar de las extremidades superiores y más concretamente de la mano.

-Es que se trata de la estructura más compleja del cuerpo, al margen del cerebro. Sirve para relacionarnos con el mundo y eso le otorga una gran complejidad. La mano es la estructura que más representación tiene en el córtex cerebral. No es solo una herramienta, sino que nos transmite sensibilidad, lo que es fundamental para nuestra vida. Eso ha motivado que sea una de las áreas de la medicina en la que más se ha progresado en los últimos años. Ha habido avances que a día de hoy ya consideramos rutinarios, como las técnicas de microcirugía, que han permitido un desarrollo enorme.

-¿Qué se tratará en el congreso?

-Es un congreso bianual, y en esta ocasión trataremos tres aspectos fundamentales, como son la patología traumática de la extremidad, la utilización de medios artroscópicos, mínimamente invasivos, para el tratamiento de ciertas patologías y, por último, las patologías congénitas que afectan a las manos, sobre todo lo relativo a los niños.

-¿A qué patologías se refiere?

-Por ejemplo, niños que nacen con los dedos fusionados y que hay que individualizarlos, otros que nacen con alteraciones en la muñeca porque los huesos están mal conformados por falta de desarrollo, o los que nacen con más o menos dedos de los normales. Afortunadamente, cada vez se ven menos casos. El problema es que estamos hablando de un sector de la población que tiene todo por hacer, y el modo en que los tratemos es fundamental. Es un tema muy delicado.

-Las manos son objeto de numerosos accidentes.

-Su función es ponernos en contacto con el mundo, por eso sufren. Al estar palpando el mundo, al utilizarlas para todo, están muy expuestas a los accidentes. Se calcula que alrededor del 6% de las patologías de urgencia que ingresan en un gran hospital como el nuestro son accidentes de la mano. Es un número importantísimo de pacientes. Y la actuación en la urgencia es determinante, porque sienta las bases del tipo de lesión y de ahí dependerá cómo nos plantearemos el tratamiento. A veces, la cirugía de la mano necesita varios tiempos porque se han visto dañadas distintas estructuras, y si en un inicio hacemos las cosas mal podemos condicionar el resto de actuaciones que tengamos que hacer.

-¿Cuáles son las patologías más comunes?

-Fundamentalmente la traumática, pero también hay problemas inflamatorios como la artritis, o patologías degenerativas, enfermedades de desgaste como la artrosis. Son terriblemente incapacitantes para los pacientes que las sufren. Y también hay patologías de tipo neuropático, que afectan a los nervios, los comprimen y hacen que no funcionen o nos produzcan dolor.

-¿Podemos hacer algo para prevenir problemas en nuestras manos?

-Si que se pueden hacer cosas. Son nuestro instrumento de trabajo, y si las utilizamos mal, ayudaremos a acelerar patologías como la artrosis. Es un problema de desgaste en el que hay un componente genético importante que predispone a padecerla, pero si además tenemos vicios, una actividad inadecuada y exigimos demasiado a nuestras manos generando un microtrauma repetido en una zona predispuesta a la patología, aceleraremos el proceso. Eso puede prevenirse, pero la vida que llevamos no siempre ayuda.

-¿Estamos cargados de malos hábitos?

-Es más, están apareciendo nuevas patologías con las nuevas tecnologías. Por ejemplo, estamos viendo una nueva patología específica de los pulgares relacionada con el chateo de los móviles o las videoconsolas. Vemos gente joven con una actividad reiterativa que termina pasando factura. No es muy habitual, pero probablemente veremos cada vez más casos.

-Hay una conferencia en el congreso que habla de los reimplantes en la historia del arte...

-La reimplantación de segmentos amputados es rutina ya en los grandes hospitales, pero históricamente fue algo que llamó siempre mucho la atención. Existen grabados y cuadros además de mucha literatura científica al respecto. Se veía como un milagro lo que a día de hoy es realidad.

Votación
0 votos

«La mano nos pone en contacto con el mundo, por eso sufre tanto»