La tercera edad dorada de Veloso

Tras la corona de Lisboa aparece aquel chaval que disputó un Mundial sub-23 y lideró el Tour sub-25


Vilagarcía / La Voz

La luz desprendida del triunfo en la general de la 76ª Volta a Portugal ha situado de nuevo en el centro del foco ciclista gallego, pero también nacional, a Gustavo César Veloso (29/I/1980). Casi todo el mundo, por no decir la práctica totalidad de sus vecinos y aficionados al deporte de las dos ruedas mantendrán bien fresco en el recuerdo el segundo puesto en la general de las bodas de diamante de la ronda lusa; con el de Bamio viendo volar el dorado por 4 exiguos segundos en la crono de la penúltima etapa en favor de su gran amigo y entonces lugarteniente mayor en el OFM-Quinta da Lixa, el estradense Alejandro Marque. Pocos habrán olvidado la proeza de gran estratega en el alto de Xorret de Catí aquel 7 de septiembre del 2009, que convirtió a Veloso en el sexto corredor gallego en paladear un triunfo de etapa en la Vuelta a España. Ya serán menos los que se acuerden de que Gustavo figura en lo alto del palmarés de la Volta a Cataluña del 2008, la primera ronda por etapas que se adjudicó, y su primer gran golpe de efecto sobre un podio final.

El hoy ganador de la Volta a Portugal, y esto quizá no lo rememore tanta gente fuera del aficionado con pedigrí y del entorno del propio Veloso, empezó a deslumbrar cual piedra preciosa casi desde el mismo momento en que la figura de Miguel Indurain lo atrajo al mundo de la bicicleta de competición en las filas del C.C. Cambadés.

Con Valverde en el Mundial

Sin experiencia, en su primer año en el pelotón (1998) Gustavo se alzó con los campeonatos gallegos de crono y ruta, y con la Volta a Galicia Xuvenil. Dos temporadas después, en el 2000, figuraba en el equipo con el que España disputó el Campeonato del Mundo Sub-23 en Ruta en la localidad francesa de Plouay. Sus compañeros, Alejandro Valverde, David Arroyo, Constantino Zaballa e Israel Núñez. Fue el giro de muñeca que le abrió las puertas del profesionalismo de la mano del Carvalhelhos.

Veloso correspondió a la apuesta de la escuadra lusa con un octavo puesto en el 2003 en el Tour del Porvenir de Francia, la prueba más prestigiosa para ciclistas Sub-25 a nivel mundial, con el gallego liderando a sus compañeros al triunfo por equipos en una ronda con victoria final para Egoi Martínez, y hombres como Philippe Gilbert o Thomas Lövkvist por delante del de Bamio. Al año siguiente, 2004, en las filas del Relax Bodysol Fuenlabrada, Gustavo repetía experiencia en Francia, liderando 3 días el Tour del Porvenir tras ser segundo en la crono de la primera etapa a 25 segundos de Thomas Dekker, para rematar 13º.

El Kaiku fue la siguiente casa del campeón vilagarciano, a donde llegó en el 2005 con la mala suerte de pasarse media temporada en el dique seco por una mononucleosis. Claro que la temporada siguiente Veloso se resarció. Lo hizo ganando una etapa y liderando un día la Volta a Portugal que ahora luce en su palmarés.

El 2007 fue el nacimiento del gran equipo gallego profesional, primero Karpin, después Xacobeo. Y con él, la Volta a Cataluña, Xorret de Catí, el estreno en el Giro de Italia...

Tras el agujero negro del 2011, sin equipo por la tardía desaparición del Xacobeo, y después de una campaña de transición en el Andalucía, el bienio 2013-14 quiere ser el inicio de la tercera edad dorada de Gustavo César Veloso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La tercera edad dorada de Veloso