«Hacer música aquí es como la lucha de David contra Goliat»

Vecino de Bamio, el tenor planea una gira de conciertos por Galicia

El tenor Ralf Glasz en su residencia de Bamio junto a una de sus pinturas más preciadas.
El tenor Ralf Glasz en su residencia de Bamio junto a una de sus pinturas más preciadas.

vilagarcía / la voz

Nació en Alemania pero su trabajo como cantante le ha llevado por todo el mundo. El amor le llevó a vivir en Bamio, donde pasa gran parte del año. Tras un tiempo retirado de las tablas, espera iniciar una gira por Galicia.

-¿Cómo llegó a dedicarse a la música?

-Empecé como pianista de conciertos pero siempre quise cantar. Mi abuela era soprano, también tuve una primera bailarina. De pequeño dedicaba ocho horas al estudio del piano y también aprendí canto.

-¿Su trabajo es duro?

-Sí, requiere fuerza física y agilidad aunque haya gente que piense lo contrario. Pierdo perfectamente cinco kilos ensayando óperas de cuatro horas. No obstante, también he trabajado como actor en películas, programas de televisión y musicales.

-¿Cómo se vive la ópera en Vilagarcía?

-En el auditorio, por ejemplo, no hay buena acústica; de hecho, es necesario el uso de un micrófono y eso es una aberración para un cantante de ópera. Por otro lado, junto a la sala Rivas Briones hay un teatro muy bonito pero en el que no se puede hacer nada a ciertas horas por la biblioteca. Para paliar este problema me sugirieron el uso de un piano eléctrico: ¿pero cómo voy a hacer ópera con ese instrumento? No me puedo olvidar de cuando intenté ponerle un himno a la fiestas de Bamio pero, claro, yo sólo no podía componerlo, tocarlo y grabarlo. No sé, esto es como la lucha de David contra Goliat.

-¿Y en España?

-En este país la música está en un tercer lugar. Para mí la principal diferencia con Alemania se encuentra en el sistema educativo. Los niños deberían aprender a tocar el piano; no para que sean pianistas, claro, pero está comprobado que así aprenden de disciplina o concentración. España ha producido grandes talentos como José Carreras o Plácido Domingo pero aquí no se reconocieron hasta que no triunfaron por el mundo. Y aquí hay muchas personas con talento que no son conocidas por el público.

-¿Cuáles son sus proyectos futuros?

-Me gustaría empezar a ofrecer conciertos por aquí, en Galicia. Me tomé un respiro porque estaba cansando de viajar y ahora quiero retomarlo. Hay muchos sitios donde se puede tocar, sitios como iglesias o pazos. En este momento estoy buscando un pianista clásico y acomponista para emprender esta aventura y me gustaría que si alguien le interesa se pusiera en contacto conmigo. Y esta aventura va a comenzar en breve.

-También se dedica a la pintura.

- Sí, siempre he estado dibujando. Uno de mis últimos trabajos es un proyecto en la Xunta en el que me pidieron pintar en un día en la isla de Cortegada, que luego se iba a exponer en una exhibición de pintura sobre las islas gallegas. Ahora el cuadro está en Vigo pero está previsto que llegue a Vilagarcía en unos meses.

RALF glasz cantante de ópera alemán que reside en vilagarcía

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Hacer música aquí es como la lucha de David contra Goliat»