El Puerto congela la recuperación de la escultura de Manolo Paz en Vilagarcía

La institución argumenta que la coyuntura económica no permite su reconstrucción


VILAGARCÍa / LA VOZ

Han transcurrido dieciséis años desde su controvertido derribo y apenas un mes desde el redescubrimiento de sus restos, abandonados lastimosamente en un rincón del recinto portuario entre escombros y neumáticos ajados. Pero el momento de Oleaje, la más importante de las obras de arte instaladas nunca en un espacio público de Vilagarcía, todavía no ha llegado. La Autoridad Portuaria, a la que corresponde el tutelaje de la escultura, descartó el viernes cualquier posibilidad de que la pieza sea reconstruida en un plazo breve de tiempo. Así se lo hizo constar la actual presidenta de la institución, Sagrario Franco, a su autor, el prestigioso creador cambadés Manolo Paz, en la reunión que ambos mantuvieron a raíz de que los despojos de granito fuesen rescatados de su olvido, a comienzos de abril, por una fotografía que delató la situación en la que han permanecido desde 1998: tirados, sin miramiento alguno, como si de una piltrafa cualquiera se tratase.

El equipo de Franco, al que sus cinco antecesores al frente del Puerto han transmitido esta peculiar herencia, quiso mostrar sus disculpas al escultor en cuanto tuvo constancia del patético trato dispensado a su obra. Fue el propio Paz quien entonces propuso a la presidenta la posibilidad de reconstruir, en la medida de lo posible, Oleaje. «Nunca chegará a ser a obra orixinal, pero pódese facer un traballo digno de recuperación», afirmaba Manolo Paz esta misma semana. Los responsables portuarios, sin embargo, consideran que «las difíciles circunstancias económicas imperantes no son las más adecuadas». Fuentes oficiales de la institución arousana reconocen la categoría de la escultura y lamentan el tratamiento que durante tanto tiempo se le ha dispensado, enterrada en el olvido de una escombrera. Por ello, y a fin de evitar mayores daños a la la creación, a la dignidad del escultor y a la imagen del Puerto, han optado por trasladar los restos al interior de una nave. Allí permanecerán por el momento, a la espera de un mejor contexto.

Granito del monte Xiabre

Oleaje se compone de quince piezas de granito extraído del monte Xiabre, la cumbre que domina la ría y distribuye su territorio entre los municipios de Vilagarcía, Catoira y Caldas. Instalada en 1997, en el muelle de Pasajeros, su autor, Manolo Paz, la concibió en clave de diálogo constante con la gente. Diametralmente opuesta a la obra de arte ideada para su contemplación a distancia, la escultura recreaba, de alguna forma, un mar en permanente movimiento, pero lo hacía pidiendo la participación directa de su público. De hecho, sus rotundas lajas de piedra funcionaban, intencionadamente, como asientos desde los que disfrutar de una de las mejores vistas sobre Arousa que pueden contemplarse desde la ciudad. Un año después de su instalación, la maniobra de un camión, que circulaba marcha atrás, la golpeó. El entonces presidente, Manuel Bouzas, ordenó finalmente retirada. Nada más se supo de la suerte que había corrido. Hasta ahora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Puerto congela la recuperación de la escultura de Manolo Paz en Vilagarcía