El presidente apuesta por el albariño

Regaló cinco vinos gallegos al dirigente nipón, pero solo citó el Rías Baixas


santiago / la voz

Uno echó mano al vino y el otro recurrió al sake, la bebida alcohólica hecha a partir del arroz. Los actos protocolarios de la visita del primer ministro de Japón en Santiago reflejaron ante la prensa cómo se intercambian los regalos cuando no media el tráfico de influencias.

En la capilla del Hostal dos Reis Católicos había dos mesas preparadas. La japonesa tenía tres botellas de sake y Shinzo Abe explicó que una pertenecía a su circunscripción electoral, otra a la zona de donde partió la primera delegación diplomática hacia España y, la tercera, a Fukushima, la zona afectada por el desastre nuclear en el 2011.

Rajoy ensalzó los vinos españoles como «los mejores del mundo», y ante sí tenía botellas de las cinco denominaciones de origen de Galicia: Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro, Monterrei y Valdeorras. Pero solo tuvo ojitos para el que se produce en Pontevedra: «Le hago entrega del albariño Rías Baixas con el ruego de que lo promocione en Japón», dijo quien tantas veces se vistió la capa de caballero del albariño. Del resto, ni habló.

Tras la escena, se fueron a almorzar. Rajoy, Abe y Feijoo, por un lado, degustaron un menú típico gallego en el Hostal con empanada de zamburiñas, rodaballo y helado de queso del Cebreiro. Las esposas de los presidentes hicieron una escapada a la rúa del Franco con Ana Pastor y Pilar Rojo para ver el pulmón de la restauración de la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El presidente apuesta por el albariño