Los vecinos de 25 municipios ya no disponen de servicios financieros

La Voz

FIRMAS

09 abr 2014 . Actualizado a las 06:00 h.

Ocho municipios de la provincia se han sumado en los últimos años a los diecisiete en los que no había ninguna oficina bancaria antes del 2008. Con este nuevo dato son ya 25 los ayuntamientos ourensanos en los que existe la exclusión financiera, un término con el que se hace referencia a la inexistencia de servicios bancarios.

Y eso, a la postre, genera desigualdad entre los ciudadanos. Los vecinos residentes en Castrelo do Val, Melón, Monterrei, Oímbra, Piñor, Porqueira, Taboadela y Verea han sido los últimos en ver como las oficinas cercanas a sus domicilios echaban la persiana, lo que los obliga ahora a afrontar desplazamientos para realizar sus gestiones habituales, entre ellas la de cobrar la pensión. No hay que olvidar que hay un alto índice de población envejecida en estas localidades, por lo que son todavía pocos los que están familiarizados con la banca electrónica y prefieren arreglar sus negocios en persona.

Una única sucursal

Además, hay más de una treintena de ayuntamientos en los que ya solo queda una entidad bancaria, lo que limita las opciones de sus residentes a la hora de escoger servicios financieros, siendo tan solo ocho los que tienen actualmente más de cinco sucursales. Se trata de Allariz, O Barco, O Carballiño, Celanova, Ourense, Ribadavia, Verín y Xinzo de Limia.