Las bodegas tratan de recuperar el uso del castaño en las barricas

La investigación del campus de Lugo continúa pese a la falta de fondos


MONFORTE / LA VOZ

La investigación sobre el potencial del roble gallego y la madera de castaño para la fabricación de de barricas destinadas a la elaboración de vino se ha quedado sin fondos debido a los recortes presupuestarios. «Seguimos como podemos», dice Ignacio Díaz-Maroto, profesor del departamento de Ingeniería Agroforestal de la Escuela Politécnica Superior de Lugo y coordinador del proyecto. Algunas bodegas, sin embargo, han recogido el testigo de las primeras experiencias. Algueira, en Ribeira Sacra, continúa adelante con la elaboración de tintos en barricas de carballo. Junto a la bodega de Rías Baixas Forjas del Salnés, busca además madera de castaño para tratar de recuperar los grandes toneles en los que tradicionalmente se elaboran los vinos en Galicia.

En Algueira se realizó una primera prueba con madera de castaño dentro de la investigación que puso en marcha en el 2010 la Escuela Politécnica Superior de Lugo, perteneciente a la Universidad de Santiago, en colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha. El problema es que el tamaño de las barricas, de solo cien litros de capacidad, no parece el más idóneo para la crianza de la variedad tinta mencía, que fue la que se utilizó en esta experiencia. «El vino tiene una tanicidad bestial. Las barricas eran nuevas y con un volumen tan pequeño de líquido la madera marca mucho. Estamos buscando castaño en condiciones para hacer una prueba en fudres de gran tamaño. El problema es que en Galicia no hay tonelerías y la madera de castaño se trabaja pensando en la fabricación de muebles», explica el bodeguero, Fernando González.

Si dan con la materia prima adecuada para las duelas, están dispuestos a mandarla a una tonelería francesa para que prepare los fudres. «El albariño siempre se hizo en grandes cubas de castaño. La diferencia es que estaban curtidas, pero la madera nueva también se acaba puliendo. Con el tiempo, te permite hacer cosas interesantes con variedades como las nuestras», apunta Rodrigo Méndez, de Forjas del Salnés.

Mencía y carballo

Algueira tiene previsto presentar el próximo mes de marzo, en el Centro do Viño da Ribeira Sacra, el segundo vino de mencía elaborado en las barricas de carballo -de 225 litros, en este caso- que se fabricaron para la investigación, en la que también colaboró el consejo regulador de Valdeorras. «Tiene un año y medio de crianza y se sale por completo de la línea habitual de los mencías que pasan por madera», avanza Fernando González. En Galicia también han realizado elaboraciones en barricas de roble autóctono la bodega de Rías Baixas Condes de Albarei y el cosechero de O Ribeiro Eladio Rodríguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las bodegas tratan de recuperar el uso del castaño en las barricas