El quinto retraso aumenta la frustración del naval de Ferrol, que sigue paralizado

Los trabajadores asumen con preocupación el aplazamiento, mientras la Xunta dice que la petrolera está cumpliendo


ferrol / la voz

Los astilleros de la ría de Ferrol -las antiguas Astano y Bazán- tienen sus talleres parados desde el pasado 2 de diciembre, cuando su último barco en construcción, el segundo megabuque para la Marina de Australia, el Adelaide, abandonó sus instalaciones. Después de cuatro retrasos y de varias promesas incumplidas, el naval público esperaba con ansia que ayer se despejasen todas las dudas sobre el encargo prometido a Navantia, pero de nuevo ha vuelto a aplazarse la divulgación del fallo del concurso. Los trabajadores reciben la demora con preocupación, aunque respetan las decisiones del cliente. «Cuando alguien tiene una decisión tomada basada en cuestiones técnicas no esperan al mismo día para anunciar el aplazamiento del fallo», afirmó Ignacio Naveiras, portavoz del comité de empresa del astillero ferrolano, que en todos estos meses ha sido muy crítico con la actitud de la Xunta en el proceso, por haber anunciado un contrato que no era firme.

Además, Naveiras admitió que el nuevo retraso aumenta la frustración de los trabajadores, pese al anuncio de Pemex de que se adjudicará en enero. «Aunque sea poco, cuestión de semanas, a nosotros nos perjudica mucho», afirmó, al mismo tiempo que insistió en subrayar que, aunque el flotel no garantiza ocupación para toda la plantilla -en la ría está formada por unas 2.300 personas-, sí generará trabajo para unos 600 operarios en el momento álgido.

Fuentes oficiales de la Consellería de Industria apelaron también al respeto a las decisiones de la cuarta petrolera del mundo y subrayaron que Pemex está cumpliendo sus compromisos con Galicia, y así lo demostró materializando la compra del 51 % del accionariado del astillero vigués de Hijos J. Barreras.

Quien eludió mostrar su opinión sobre el retraso en la adjudicación fue el alcalde ferrolano, José Manuel Rey Varela, quien afirmó que aún no tenía confirmación oficial del aplazamiento. Por la mañana había declarado que todo Ferrol estaba pendiente de la adjudicación y que tenía confianza plena en la palabra de PMI, filial de Pemex que defiende en el concurso las ofertas de Navantia y Barreras.

Críticas de los socialistas

Los socialistas gallegos fueron muy críticos con la nueva demora. Abel Losada, portavoz de Industria del PSOE en el Parlamento, pidió a Feijoo que «dea a cara» para explicar esta nueva decepción para el sector.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El quinto retraso aumenta la frustración del naval de Ferrol, que sigue paralizado