El número 1 de La Vuelta da su o.k. a la alfombra de cristal tras volar sobre ella

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

FIRMAS

23 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

«La verdad es que es una maravilla». Lo dice Alejandro Valverde. El mismo que mañana sábado lucirá el dorsal número 1 del gran pelotón de La Vuelta al frente del Movistar Team, el último equipo en deslizarse por la rampa acristalada que une la batea más famosa del mundo con la tierra firme de Vilanova. Y al vivero flotante es al que Alejandro Valverde se refería en la tarde de ayer al hablar de «maravilla».

Su calificativo no surgió en una fría sala de prensa. Fue su comentario a La Voz mientras caminaba de regreso sobre la alfombra transparente del puerto de Vilanova destino al entrenamiento vespertino de su equipo. Se veía en su gesto que había disfrutado del pequeño paseo que el director de producción de La Vuelta, Pedro Lezaun, le había regalado a él y su compañero Pablo Lastras sobre el escenario de partida de La Vuelta.

Entró Valverde algo desconfiado a la batea. «Sí, está bien, si no llueve». Claro que no había escuchado aún las detalladas explicaciones de Lezaun sobre cómo llevarán a los equipos a la batea por barco cada 3 minutos, y la seguridad. Al final salió maravillado por «una experiencia nueva». Claro que no tanto como Lastras, que calificó la salida de «espectacular. La Vuelta se está poniendo al día, y ser un referente moderno, cuidando al ciclista y al ciclismo».