Antón García Abril: «Mi vida profesional está muy unida a Santiago»

«La crisis no le afecta a la música porque siempre está en crisis», dice el compositor homenajeado en su 80 aniversario

i.c.
SANTIAGO / la voz

Antón García Abril es uno de los compositores españoles más reconocidos de la actualidad. Con motivo de su ochenta aniversario, son muchos los homenajes que está recibiendo en España y a nivel internacional. Compostela se ha unido a ellos de la mano de la Real Filharmonía de Galicia . Hoy presenta un trabajo discográfico con obras que García Abril confeccionó para la propia orquesta. Por la tarde y bajo la batuta de Máximo Zumalave, la Filharmonía le brindará un concierto en el marco del curso Música en Compostela, en el que García Abril está impartiendo clases. «Me van a dedicar la primera parte, que incluye una obra de tipo sinfónico, Los cantos de pleamar, y un ciclo de canciones que hice sobre Rosalía de Castro», explica García Abril.

Muy vinculado en su trayectoria con la enseñanza, Música en Compostela no hace más que ahondar en su faceta como docente. «Yo he estado siempre en relación con los jóvenes músicos. Creo que ellos aprenden algo de mí, y yo aprendo mucho de ellos», asegura García Abril, que también acude mensualmente a la Escuela de Altos Estudios Musicales. Con sus lecciones de música sinfónica y contemporánea, lo que intenta es «transmitirles la idea de que España ha tenido y sigue teniendo grandes compositores y grandes intérpretes». Después de al menos quince ediciones asistiendo al curso, afirma que lo más importante para un joven compositor es «investigar su propia personalidad y hacer aquello que realmente le nace de los más profundo de su entraña sensible».

A pesar de la crisis, Música en Compostela ha tenido más matrículas que el año pasado, debido seguramente a los numerosos estudiantes extranjeros. «La crisis no le afecta a la música porque siempre está en crisis», bromea García Abril.

Vínculo cultural con Galicia

Antón García Abril siempre ha mantenido una relación muy estrecha con Galicia y, en especial, con Compostela. «Mi vida profesional está muy unida a Santiago», reconoció el compositor. No solo visita asiduamente la ciudad por sus compromisos docentes, sino que son muchas las composiciones y pedidos que ha recibido desde la comunidad gallega. «En el año jacobeo de 1982, la Xunta me encargó Canciones Xacobeas, un ciclo de canciones sobre los grandes poetas gallegos», recuerda.

Además ha compuesto obras sobre Rosalía de Castro o Valle Inclán. El músico turolense explica que «escribí Divinas Palabras sobre el dramaturgo para la reapertura del Teatro Real y conté con un intérprete muy especial, Plácido Domingo».

Muchas son las facetas que ha tocado a lo largo de su carrera, entre ellas las bandas sonoras -una de las más conocidas, la de El Hombre y la Tierra-, pero los proyectos le siguen llegando. «Ahora estoy trabajando con Hilary Hahn, una de las mejores violinistas del mundo, a la que le estoy escribiendo seis partitas para violín solo», dice ilusionado. Los años pasan, pero las ganas de música son infinitas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Antón García Abril: «Mi vida profesional está muy unida a Santiago»