Empeñados en hacer gala de sus diferencias


La ratificación del nombramiento de Carmen Rodríguez Dacosta ha permitido reafirma sin ningún género de dudas la distancia entre los dos grupos que conviven en el PSOE. Cuando en el Concello de Ourense había un bipartito más convencional, con parcelas estancas para el PSOE y otras para el BNG, al exalcalde Francisco Rodríguez le gustaba retar a la oposición a que buscara acuerdos que no se tomaran por unanimidad en las juntas de gobierno local. Como no los había, aunque fuera evidente que PSOE y BNG tenían sus más y sus menos, los populares se veían obligados a buscar pruebas en otros lugares. La reubicación laboral de la secretaria de la agrupación local del PSOE, Carmen Rodríguez Dacosta, antes concejala no electa, después coordinadora de grupo político y ahora directora xeral de recursos humanos, está dejando algo más que indicios. Si hace unos días se veían los socialistas obligados a introducir un añadido en un acta, para que constate que una de sus concejalas pachistas, Susana Bayo, se había abstenido de apoyar el nombramiento de la compañera, la redacción del acta de la reunión del 18 de julio ya es toda una declaración. No asistieron Mónica Vázquez ni Susana Bayo. Y María Devesa «auséntase da sala pero entra a participar na votación do punto 29 así como dos 32 e 33 declarados de urxencia fora da orde do día». O sea, que María Devesa solo votó tres asuntos relacionados con subvenciones. Otros, como encargar una auditoría de la grúa y ORA, o el bonobús para los parados, los aprobó media junta de gobierno. Y todo por lo fue «lo» de Carmen Dacosta...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Empeñados en hacer gala de sus diferencias