El necesario revulsivo de la recuperación de la Fábrica de Tabacos


La Justicia es ciega y además suele ser la hermana pobre de la Administración. Lleva años, o más bien décadas, infradotada en los presupuestos. Sus infraestructuras están anticuadas. Su funcionamiento adolece de un atraso tecnológico impensable en otros brazos del aparato del Estado. El papel sigue por todas partes y las carpetillas abultadas y forradas con gomas para evitar que se desparramen los documentos todavía son la norma en muchas sedes judiciales. Hay quien dice que las togas no dan tantos votos como otras inversiones, pero muchos ciudadanos desearían que sus casos no figurasen, por ejemplo, entre los casi 2.000 asuntos que quedan por tramitar en algunos juzgados de lo social de la ciudad.

Claro que los problemas vienen de antiguo. De mucho antes del 2005, cuando el PP, en plena campaña electoral de las autonómicas que al final se llevaría Touriño, prometió que si vencía A Coruña tendría una «torre de la justicia». El nombre servía para describir el proyecto de un nuevo edificio de grandes dimensiones que solventaría de una vez por todas los problemas de espacio que sufre la Administración de Justicia en la ciudad. El PP no ganó en aquella ocasión, pero olvidó aquella promesa cuando sí lo hizo cuatro años más tarde. Entremedias el bipartito tampoco dio solución al problema.

Así sigue ahora, pero la solución parece más cercana. El plan de recuperar el viejo edificio de la Fábrica de Tabacos y convertirlo en sede judicial aliviaría los problemas de espacio. Habrá que ver si la Xunta y el Ayuntamiento logran cumplir los plazos que se han marcado.

Eso sí, la implantación de la nueva sede debería ir acompañada de mejoras tecnológicas y equipamientos que permitiesen rentabilizar el trabajo de los magistrados y los funcionarios. Quizá así tenga un mayor reflejo en las estadísticas el esfuerzo que los profesionales están haciendo y que ayer defendió el presidente del TSXG, Miguel Ángel Cadenas, que habló de forma muy clara sobre la situación de la Justicia y de que no hay motivos para desconfiar.

Cadenas quiso reconocer, que como él mismo recalcó no es lo mismo que agradecer, la implicación de la Consellería de Xustiza para celebrar el juicio del Prestige. La complicada vista tuvo lugar finalmente sin sobresaltos, pero el presidente del TSXG subrayó que la Audiencia Provincial carecía de medios propios para llevarla a cabo de acuerdo a los requisitos legales. Un nuevo ejemplo de las carencias del aparato de Justicia en Galicia y también en A Coruña.

El TSXG también ha reiterado las peticiones de nuevos órganos judiciales que mantiene nada menos que desde el 2010 y que por el momento han sido ignoradas ejercicio tras ejercicio. Entre esas diez solicitudes hay algunas que afectan a instituciones vinculadas a la ciudad, como el propio TSXG o la Audiencia. Esperemos que no se llegue a un lustro sin cumplirlas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El necesario revulsivo de la recuperación de la Fábrica de Tabacos