«La conservación del canil es una auténtica vergüenza»

Lamenta junto al resto de usuarios la desidia del Concello de Lugo


lugo / la voz

Ana López Pombo es la presidenta del Colegio de Veterinarios de Lugo, y también usuaria habitual del canil municipal del Carril das Estantigas, entre las calles Montevideo y Rúa Nova y la Muralla. Asegura que su estado de conservación por parte del Ayuntamiento es una auténtica vergüenza. Haciendo de portavoz de un nutrido grupo de propietarios de perros que acuden casi a diario, rechaza las acusaciones municipales de que los usuarios del canil hayan roto nada en las instalaciones, sino que al contrario, explica que el área está abandonada por pura desidia municipal.

-Parece haberles molestado que el Ayuntamiento les acuse de usar una parcela colateral al canil para los perros.

-Si al Ayuntamiento le preocupase lo más mínimo el canil y su seguridad, enviaría de vez en cuando a la Policía Local por aquí. Y no la hemos visto nunca, a pesar de que alguna vez la llamamos. En concreto hace algo más de un mes se presentó aquí un exhibicionista mostrándose ante todas las personas que estábamos en el canil; y ya no era la primera vez que aparecía. Yo llamé a la Policía Local, y dijeron que iban a pasar, pero hasta hoy. Hay parejas y grupos que vienen aquí al anochecer a trapichear y también a fumar drogas y a beber. En invierno, algunas noches hay que marcharse rápidamente porque la luz de las farolas es muy baja y da miedo estar aquí con estas personas en penumbra. Pero lo peor de todo es que en los meses cálidos hay gente que viene a acampar con la tienda, y por la mañana friega las cacerolas con detergentes o se lavan en el pilón donde beben los perros. La conservación del canil es una auténtica vergüenza.

-El Concello les acusa de romper los candados de la cancilla que da acceso a otra parcela junto a la Muralla.

-La cancilla nunca estuvo cerrada con candado, porque los perros utilizan esa parcela paralela a la Muralla desde siempre para correr, así que me extraña que alguien haya roto un candado que nunca existió. ¡Qué van a saber en el Ayuntamiento si hay candados o cancillas, si ni siquiera pasan durante meses a cortar la hierba! En más de un año que llevo viniendo, la cancilla nunca estuvo cerrada, ni mucho menos tuvo candado, sino que los empleados del Ayuntamiento la dejan abierta. Es más, la otra cancela grande de acceso al canil está abierta, simplemente arrimada y ni siquiera con un cerrojo, por lo cual aquí puede entrar cualquiera, incluso con un vehículo. La placa que parece que existió a la entrada del canil, en donde supuestamente debería poner lo que es, el horario y las normas de uso, es una simple chapa cubierta de pintura de grafiteros desde hace años. Nadie sabe que esto es un canil público ni como funciona si pasa por aquí en un momento en que no haya perros.

-Lo presenta como un estado de abandono grave.

-Mire a su alrededor. Cuando llueve se encharca porque los sumideros para el drenaje están atascados y el agua no se va, hasta el punto de que durante muchos meses hay que venir con botas. Hay charcos grandes por todas partes, especialmente debajo de los bancos, que tampoco sirven para sentarse porque están abandonados. Ya no quiero ni pensar en la porquería y las infecciones que puede haber en esas charcas o lodazales, por los que corren y juegan los perros, que además salen de aquí embarrados y sucios. Pero si el ayuntamiento ya ni se digna desatascar los sumideros, ni nos planteamos que pongan un poco de gravilla al menos una vez al año para tapar esos charcos, igual que hace en los parques. Pero es que además las dos papeleras que hay rebosan habitualmente de basura, y una de ellas está rota y en el suelo. Es decir, la situación de abandono del canil es escandalosa, y encima nos culpan a nosotros de romper un candado, lo cual es falso.

-Siempre pueden llevar los perros a pasear a otros lugares.

-Para la gente que vive por el centro, no hay nada cerca. A veces lo llevas de paseo por los jardines de detrás de la Diputación, pero no puedes soltarlo de la correa, y los perros necesitan correr. Tampoco lo puedes soltar aunque lo lleves a los paseos del Rato o del Miño, porque la ley lo prohíbe. Al ayuntamiento le sería muy fácil reservar una zona para los perros a un lado o a otro del río.

-En Lugo todavía hay mucha suciedad de perros por las calles.

-Muchos propietarios aún no cumplen con sus obligaciones y es cierto que a veces las calles están sucias por culpa de los perros y la gente nos coge rabia y nos mete a todos en el mismo grupo. Hay usuarios que incluso aquí en el canil no recogen las cacas de su perro, pero para todo eso debe actuar la policía local, que no lo hace. Yo sería la primera que les aplaudiría a los policías si empezasen a preguntar por todo lo que exigen la ley: el microchip, la cartilla del perro y la desparasitación y a sancionar a quien incumpla o a quien permita que su perro ensucie la calle y no lo recoja. Pero aquí se incumple la ley por sistema y no pasa nada.

Ana lópez pombo presidenta del colegio veterinario y usuaria del canil

«La Policía Local tendría que pedir los papeles de los perros y multar si ensucian la calle»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags

«La conservación del canil es una auténtica vergüenza»