La ciudadanía se ha organizado en los últimos años en más de 20 plataformas

C. Abelleira / M. Valiña CARBALLO / LA VOZ

FIRMAS

Dos de los movimientos sociales con más peso actualmente centran hoy sendas manifestaciones en Carballo

14 abr 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La inauguración del Virxe da Xunqueira, de la que se cumplen 15 años en este 2013, fue una consecuencia de la movilización ciudadana. La reivindicación de un hospital comarcal se vio recompensada, por fin, en Cee. No tuvo el mismo eco en Carballo, que todavía hoy sigue a la espera. Como en este caso, todas las plataformas sociales que se han ido creando desde entonces en la Costa da Morte para defender unos u otros intereses se han movido entre el éxito -el más reciente, la ITV de Zas, que fue el caballo de batalla de la Plataforma polo Desenvolvemento da Costa da Morte- y el fracaso -uno de los más elocuentes, el de la lucha contra el peaje en la AG-55 que lideró durante años la Plataforma pola Autovía Gratuíta-.

A lo largo de todos estos años, la sociedad civil, aunque casi siempre con respaldo político, se ha organizado en una veintena de plataformas. Algunas consiguieron movilizar a todos los sectores de la sociedad, como hizo Nunca Máis durante la larga y dura travesía del Prestige por la Costa da Morte, en tanto que otras casi no han tenido actividad, como BDS-Galiza, que aterrizó en Corcubión en marzo del 2011 con una campaña internacional de boicot a Israel y prácticamente desapareció.

En estos momentos hay varios colectivos especialmente activos. Por una parte, los de afectados por las participaciones preferentes y subordinadas, que se han agrupado en dos plataformas (Bergantiños y Costa da Morte); por otra, los defensores y, con mucho más ímpetu, los detractores del proyecto de la mina de oro de Corcoesto (Cabana), que mantienen posturas absolutamente dispares sobre uno de los principales proyectos empresariales que están en marcha en la zona.