El destrozo del Ecce Homo de Borja podría repetirse en Guitiriz

El párroco de la localidad alerta de la falta de atención institucional


Lugo / La Voz

La imagen dio la vuelta al mundo. Cecilia Giménez, una mujer octogenaria, trató de restaurar una pintura del Ecce Homo de la iglesia de su localidad natal, Borja, en la provincia de Zaragoza. El resultado no fue el que pretendían ni ella, ni los responsables de la parroquia, que vieron cómo la obra, del siglo XIX, quedaba desfigurada de tal modo que se convertía en algo grotesco, muy alejado de su aspecto original.

Esta circunstancia provocó que Internet y las redes sociales se convirtieran en un auténtico hervidero de bromas al respecto de la fallida restauración. Los usuarios de Twitter fueron quienes más tiempo dedicaron al asunto y convirtieron en Trending Topic al Ecce Homo de Borja.

El caso no pasó desapercibido para Luis Ángel Rodríguez Patiño, el párroco de la iglesia de Santa María de Labrada, en Guitiriz, que ha aprovechado la coyuntura mediática para lanzar una denuncia que podría ayudar a la parroquia a evitar que el caso de Borja se repita.

Obras del siglo XV

La iglesia de la localidad lucense cuenta con una serie de frescos, pintados al óleo, que datan del siglo XV, unas obras que, en opinión de Rodríguez Patiño, no están teniendo la atención y el cuidado que, por valor histórico, merecen. «El asunto del Ecce Homo ha escandalizado a la gente y he visto esa circunstancia como una buena oportunidad para llamar un poco la atención sobre lo que está pasando en Santa María de Labrada», explica el sacerdote, que lleva más de treinta años ejerciendo en la zona.

Rodríguez Patiño lamenta la falta de atención por parte de unas instituciones que «no hacen nada» por mantener en un buen estado de conservación unas pinturas con más de quinientos años de vida. «Al final, tendremos que restaurarlas de algún modo», advierte el sacerdote, a la par que agradece a los vecinos su ayuda en el mantenimiento de las obras.

Las pinturas, que se encuentran en el interior de la iglesia, expresan distintos motivos, todos ellos bíblicos, como la bajada a los infiernos, y reflejan la interpretación de la época de los textos cristianos. Rodríguez Patiño lamenta que, al ser frescos, «no se puedan trasladar» y apunta que es complicado realizar una labor preventiva de conservación.

Por otro lado, Félix Villares, el delegado de patrimonio de la diócesis de Mondoñedo - Ferrol, destaca que «son pinturas interesantes», aunque no comparte el desencanto del párroco con las instituciones. «Hace no mucho se llevó a cabo una intervención de las obras por parte de la Xunta», sostiene.

A su vez, Villares señala que en lugares como Vilares de Parga o Mondoñedo hay frescos de fechas similares o anteriores, también de gran calidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El destrozo del Ecce Homo de Borja podría repetirse en Guitiriz