«La cultura y el espíritu creador empiezan a verse como un lujo»

Destaca la importancia de «acercar la universidad a la ciudadanía»


Ferrol / La Voz

José Antonio Ponte Far, profesor, articulista y crítico literario, experto en la obra de Gonzalo Torrente Ballester -un autor, Premio Cervantes y Príncipe de Asturias, cuya memoria ha querido siempre mantener viva, frente a esos silencios a los que parecen estar condenados tantas veces los escritores muertos-, es el presidente de la Asociación de Amigos de la Universidad. Una entidad que agrupa a ciudadanos del más diverso signo, bajo el convencimiento de que contar con un campus universitario propio ha logrado que Ferrol sea, hoy, muy distinto a lo que fue cuando todas las aulas de educación superior le quedaban lejos.

-¿La ciudad valora el campus en su justa medida?

-Yo creo el campus de Ferrol fue un factor muy positivo para la ciudad, que trajo, cuando su implantación, hace dos décadas, un aire de optimismo y de carga positiva. Sin embargo, pasado este tiempo, no estoy tan seguro, ahora mismo, de que el campus de Ferrol siga siendo tan apreciado por la ciudadanía. A lo mejor esto sucede porque el campus no ha sabido responder a las expectativas ciudadanas, en el sentido de que no ofrreció los títulos que más podrían interesar, y que algunos de los que ofreció, por las razones que sean, no han calado en la aceptación popular. Motivos seguramente hay muchos y de diferente índole. Pero la realidad es que notamos, y lo ve cualquier ciudadano, que la universidad tiene muy poca presencia en la ciudad. Sea por el número de alumnos, sea porque las actividades no son capaces de integrar a la población civil. Por esa razón es por lo que nace esta Asociación de Amigos de la Universidad, que pretendía y sigue pretendiendo acercar la universidad a la ciudadanía, organizando ciclos de economía, de literatura, de periodismo...

-¿Qué ha cambiado en Ferrol desde que la ciudad se ha incorporado al mapa universitario?

-La ciudad, desde que llegó la universidad, ha envejecido progresivamente. Eso se nota en que hay menos jóvenes y por lo tanto menos posibles alumnos para la universidad. Por otra parte, la formación profesional ha abierto también sus puertas y tiene una acogida muy favorable por parte de la juventud. Con excepción de las ingenierías, las demás titulaciones de Ferrol no están encontrado demasiada aceptación, porque las ofertas de trabajo escasean.

-En plena crisis, ¿qué valor se les está dando al conocimiento y a la búsqueda de la excelencia?

-Yo creo que muy poco. Hoy, cuando es tan difícil encontrar un puesto de trabajo, aunque sea con horarios leoninos y poquísimo sueldo, la cultura y el espíritu creador empiezan a verse como un lujo. No se dan las circunstancias ideales ni para la cultura, ni para el estudio. Eso ha quedado hoy casi en un segundo lugar, ante las necesidades perentorias del día a día. Hoy, por ejemplo, cuando un chico empieza a escribir, no tiene la paciencia suficiente para hacer las lecturas mínimas exigidas para cualquier escritor, ni aguarda a que su obra reciba una atención editorial. Directamente, sube a Internet su novela y trata de venderla a un euro o por noventa céntimos

-¿Cuál es el mayor problema al que se enfrenta hoy el campus de Ferrol?

-Yo creo que el mayor está en el escaso número de universitarios que optan a las titulaciones que oferta. Quizá habría que replantearse la cuestión, desde el punto de vista que los entendidos consideren oportuno.

-¿Qué traerá el futuro?

-¡Si yo lo supiera...! Pero creo que el futuro, como en todas las épocas de crisis que atravesó la historia, pasará por una lenta transformación que lleve a valorar de nuevo el tiempo para uno mismo. Y el silencio para leer.

-Por hablar también un poco de literatura: ¿Es lógico que Ferrol olvide a Torrente Ballester, profesor por cierto durante tantos años, como lo ha hecho...?

-Yo creo que la ciudad no debería olvidarse de un insigne escritor, paisano e hijo suyo como Gonzalo Torrente Ballester. Por su propio interés. El silencio y la falta de atención a su memoria acabarán trayendo el silencio sobre la ciudad que lo vio nacer.

José antonio ponte far presidente de la asociación de amigos de la universidad

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«La cultura y el espíritu creador empiezan a verse como un lujo»