4.500 viguesas han sido madres gracias a la reproducción asistida

El número se ha disparado y ya supera los 500 embarazos cada año


VIGO / LA VOZ

La imparable evolución de la reproducción asistida apunta a un cambio social sin precedentes. En Vigo, cada vez hay más mujeres que deciden ser madres con ayuda médica, ante los problemas de esterilidad o la falta de pareja. Según los datos facilitados a La Voz de Galicia por los cuatro centros sanitarios de Vigo que realizan técnicas de este tipo, cada año hay más de 500 mujeres que consiguen tener hijos gracias a las técnicas de reproducción asistida.

El número total ya supera las 4.500 desde que se generalizaron estas técnicas. Y no hace tanto que se aplican de forma masiva. La primera unidad viguesa se creó en la clínica Pintado en 1990. La del Xeral no llegaría hasta el 2001. Después las crearon el Hospital Nuestra Señora de Fátima en el 2003 y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) en el 2005. La excepción la constituye el Hospital Povisa, que cerró su unidad en el 2007, según fuentes sanitarias, a pesar de que realizaba un centenar de ciclos anuales de fecundación in vitro.

El número de mujeres es cada año mayor y las posibilidades de la sanidad pública, limitadas; de ahí que la sanidad privada viva un momento dulce en la reproducción asistida. Todas registran mayor demanda cada año. De hecho, el IVI ya es el centro de Vigo que ha logrado más embarazos. El seguimiento de la gestación se realiza en la clínica y el parto se remite a un hospital. Desde que se implantó en Vigo han nacido 1.598 bebés. El Xeral ha logrado 1.368 embarazos. Pintado lleva 950 en dos décadas y Fátima ha conseguido 595 desde el 2007 -no hay datos anteriores-. Es decir, la sanidad privada ya es responsable del 70% de los embarazos que en Vigo se consiguen por reproducción asistida.

Cada vez más pacientes y cada vez más tratamientos en la privada. Pero el cambio social también se nota en otros aspectos. «Desde el 2008 ha crecido un 35 % el número de inseminaciones con semen de donante», dice el jefe de la unidad de fecundación in vitro del Hospital Xeral, Domingo Vázquez Lodeiro. El dato apunta a que llegan mujeres sin pareja u homosexuales. Hay centros públicos que no las tratan, pero el hospital vigués sí lo hace. «Cada vez vienen más mujeres solas», ratifica su homóloga de Fátima, María Isabel Rivas, en la misma línea. En la clínica viguesa del IVI se han multiplicado por seis en los últimos años los tratamientos a mujeres sin pareja.

También se nota el cambio social en la edad de las pacientes. «Ahora son mayores», coinciden todos los médicos consultados. «Un 65 % de las mujeres de entre 35 y 40 años que no tienen hijos están frustradas», dice Lodeiro. «Le damos tranquilidad a la gente», dice Elkin Muñoz, abundando en la idea de que las técnicas de reproducción asistida son necesarias.

Vigo es la ciudad de Galicia con más clínicas que ayuden a las parejas infértiles a tener hijos. En cuanto a los centros públicos, en la comunidad solo están las unidades de Vigo y A Coruña, y Santiago está poniendo en marcha la suya. El Xeral es referencia para Pontevedra y Ourense. Otros centros públicos no hacen fecundación in vitro, pero sí inseminaciones artificiales. El Xeral puso en marcha su unidad en el 2001, aunque antes ya hacía inseminaciones. Los tratamientos en la privada obligan a hacer inversiones de unos 6.000 euros por ciclo.

El número de mujeres sin pareja se ha multiplicado en los últimos años

La sanidad privada es responsable del 70 % de los embarazos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

4.500 viguesas han sido madres gracias a la reproducción asistida