Tono oscuro para un álbum con luz


Una buena parte de las canciones del nuevo álbum de estudio de Leonard Cohen surgieron en la gira que pasó dos veces por Galicia (Vigo en el 2009 y Ourense en el 2010). De hecho, algunas, como Lullaby o The Darkness, eran ya conocidas por el público que vio su regreso como una bendición caída del cielo. Por ello, de entrada, Old Ideas suena familiar. Es el mismo sonido y el mismo tono, nocturno y elegante, iluminado puntualmente con caricias femeninas. Sí, las fantásticas Jennifer Warnes y las hermanas Hattie y Charlie Webb siguen ahí, arrullando el discurso, con sus voces impagables.

Todo para arropar diez canciones que se enredan en un híbrido de blues a cámara lenta, cabaré oscuro, aromas griegos y toques country. El adelanto, Show Me The Place, ya lo dejaba claro: garganta trémula dosificando la emoción, piano dibujando las líneas maestras y un violín deslizándose bellísimo por un tema con el sello del autor 100 %. Es la bandera de la primera parte de un álbum que, poco a poco, va destapando sorpresas dentro de su aparente monotonía. Destacan Come Healing, con una suave luz religiosa; la sinuosa Banjo; y la deliciosa nana con ritmo sintético de Lullaby. No hay que dar más vueltas. Gran disco.

«Old Ideas»

ROCK

Sony

10 canciones

Puntuación: 9/10

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Tono oscuro para un álbum con luz