«Conoces a personas tan fantásticas que el trabajo resulta cada día más gratificante»

la voz

Nunca, en sus 37 años de labor profesional, había estado tan contenta como desde que forma parte del equipo de apoyo de cuidados paliativos del Hospital da Costa. «Realmente me siento enfermera, siento que ayudo», afirma Dulce María López (Boal-Asturias, 1956), que trabaja mano a mano con la doctora Belén Fra. Cuentan con «el apoyo desinteresado» del psicólogo Mariano Carrero y la colaboración de los servicios sociales del hospital y los centros de salud de A Mariña.

-¿En qué consiste su trabajo?

-Dar apoyo a equipos de primaria, pacientes y familias. Tratamos de que los pacientes participen activamente en su enfermedad y la familia en los cuidados. Servimos de enlace entre los pacientes y los servicios que los atienden (hospital o fuera).

-Con apoyo psicológico...

-Mucho, le llamamos apoyo emocional. Durante todo el proceso, para mejorar la comunicación entre los equipos de primaria, familias y pacientes. Ayudamos, sobre todo, a los familiares. Es muy importante porque la inmensa mayoría de nuestros pacientes están en su domicilio, cuidados por sus familias. Es muy importante proporcionar recursos suficientes de medicación, pero no solo materiales, también psicológicos; que sepan que cuentan con nosotros, que nos pueden llamar cuando flojean. Son situaciones muy difíciles que generan trastornos emocionales profundos y ahí tenemos un papel básico. Pero no haríamos nada sin el apoyo de las familias, ellos son los que hacen el verdadero trabajo.

-No son enfermos terminales.

-No, los cuidados paliativos se prestan a pacientes para los que no hay cura médica (con cáncer u otra enfermedad). Nosotros hacemos cura de síntomas.

-Con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

-Sí, tratamos de hacer un control de síntomas tal que el enfermo tenga calidad de vida, en todos los aspectos. Primero, evitarle el dolor; pero también los vómitos, el estreñimiento o la fatiga. Y si no puede levantarse, tratar de llevarle a ver el mar...

-¿Cómo pueden atender dos personas toda la área sanitaria?

-Es insuficiente. Ojalá fuéramos más para dar mejor atención. Menos mal que contamos con el apoyo de las familias; agrupamos a nuestros pacientes por zonas y el día que vamos a Viveiro paramos en Xove... Más del 50% de la atención es telefónica, da seguridad a pacientes y familias, por cualquier duda o preocupación. Les decimos que nos llamen incluso cuando se encuentran bien.

-¿Qué es lo más duro?

-El dolor de las familias. Siempre digo que tengo morfina para el dolor de los pacientes, pero no para el de las familias. Pero es un trabajo muy gratificante porque, en esta sociedad tan superficial, es en situaciones límite cuando damos lo que somos. Conoces a personas, pacientes y familias, tan fantásticas que cada día resulta más gratificante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«Conoces a personas tan fantásticas que el trabajo resulta cada día más gratificante»