Vilarmaior: el PP contra nadie

Toni Silva VILARMAIOR / LA VOZ

VILARMAIOR

Carlos Vázquez, alcalde desde hace 16 años, hace campaña en un bar de Vilarmaior. César Delgado
Carlos Vázquez, alcalde desde hace 16 años, hace campaña en un bar de Vilarmaior. César Delgado CESAR DELGADO

Pese a no tener rival político, un caso único en Galicia, el alcalde de este pueblo coruñés recorre las 700 casas para pedir el voto

23 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Pasaba de la medianoche cuando el escrutinio terminó [...]. Poquísimos los votos nulos, poquísimas las abstenciones. Todos los otros, más del setenta por ciento, estaban en blanco». Le damos a leer al alcalde de Vilarmaior, Carlos Vázquez Quintián, unas páginas del Ensayo de la lucidez, de José Saramago, que narra cómo el masivo voto en blanco sacude los comicios de una localidad. «Xa era o que me faltaba», reflexiona el regidor.

 Hay muchos municipios gallegos donde sus alcaldes se saben ganadores y los vecinos dicen que no tienen rival. Pero esa frase aquí, en Vilarmaior (1.300 habitantes), es literal. El alcalde no tiene rival. El próximo domingo no habrá más papeleta que la que encabeza él, la del Partido Popular, en un Ayuntamiento donde el BNG había rascado hace cuatro años uno de los nueve asientos del pleno: 8-1. «Pero marchou a Narón por traballo, seica, e non se fixeron outras listas», dice Vázquez Quintián, crítico con los partidos de izquierdas. «Así é como defenden as súas ideas? Non facendo listas? Son eles os primeiros en deixar tirados aos seus posibles votantes», afirma. Es el único caso en Galicia con un solo partido en las elecciones municipales del 26M. «E hai outros cinco en España», remacha el alcalde.

Entramos en el bar El Comercio, donde el político comienza a repartir propaganda electoral. Aquí no hay tríptico ni folleto. Vázquez Quintián no quiere confianzas. Entrega revistas de gramaje generoso a todo color, una especie de álbum y fotos del propio alcalde en compañía de conselleiros, del presidente de la Xunta y de vecinos, muchos vecinos.