El límite de velocidad a 30 por la travesía de Valdoviño desata la polémica con Cedeira

ANA F. CUBA VALDOVIÑO / LA VOZ

VALDOVIÑO

JOSÉ PARDO

El alcalde ve «un ataque a la autonomía local» en el acuerdo del pleno cedeirés, a propuesta del PP, de que vuelva a 50

01 jun 2021 . Actualizado a las 18:39 h.

El Reglamento General de Circulación establece que el límite genérico de velocidad en travesía es de 50 kilómetros por hora, para todo tipo de vehículos. «Ese límite -precisa- podrá ser rebajado por acuerdo de la autoridad municipal con el titular de la vía, previa señalización específica». El Concello de Valdoviño decidió rebajar de 50 kilómetros por hora a 30 la velocidad máxima en la avenida Porta do Sol -un tramo de alrededor de un kilómetro, desde poco antes del consistorio local, en sentido Cedeira-, coincidiendo con la entrada en vigor de la última modificación del reglamento, el 11 de mayo. El objetivo de esta medida es reforzar la seguridad vial, como subrayó el alcalde, el socialista Alberto González.

Esta decisión ha acabado por desatar la polémica con Cedeira. El portavoz del grupo municipal del PP, Luis Rubido, presentó en el último pleno ordinario una moción, de viva voz, para que el Ayuntamiento «requira á Consellería de Infraestruturas para que ordene ao Concello de Valdoviño restablecer a velocidade anterior da travesía». Argumenta que «os cedeirenses, e veciños de Vilarrube, Pantín ou Vilaboa [tres parroquias de Valdoviño] sofren ao desprazarse a Ferrol ou a A Coruña unha minoración inxustificada dos tempos de acceso, ao ter que reducir a velocidade a 30 ao seu paso por Valdoviño». Tanto el PSOE, al frente del gobierno local, como el BNG, votaron a favor de la iniciativa de los populares.

Para el regidor valdoviñés, se trata «de un ataque a la autonomía municipal». «Ese tramo de la carretera [AC-566] es del Concello, no de la Xunta -remarca-. Hemos hecho el cálculo del tiempo que se atrasa, al pasar de 50 a 30, y son 48 segundos, pero el aumento en seguridad vial es importante, porque ahí está la conexión con el colegio, el acceso al centro de salud y a la playa, dos supermercados, una farmacia, Correos, los edificios administrativos [consistorio, casa de cultura o centro sociocomunitario] y varios pasos de peatones. Es un vial en zona urbana y puedes subirlo a 50 si tienes informes favorables, de la Policía Local o la Guardia Civil, diciéndote que no hay ningún peligro». González se pregunta «¿de quién sería la responsabilidad si hay un accidente, aparte del conductor?».

El alcalde de Valdoviño invita al PP de Cedeira a «presentar una moción y reclamar a la Xunta que proceda a mejorar toda la carretera [AC-566] y el doble carril en la zona de Esteiro, y a que haga las variantes de Cedeira y Valdoviño, mejore la AC-566 hasta el Campo do Hospital y construya la Vía de Altas Prestacións, pero no que cambie la velocidad de otros ayuntamientos». También reprocha el apoyo de PSOE y BNG a esta propuesta, y le recuerda al PP cedeirés que implantó la zona 30 hace años.

El mandatario de Cedeira, el socialista Pablo Moreda, reconoce que el tramo de la polémica es competencia del Ayuntamiento de Valdoviño, no de la Xunta: «Acordouse mandarlle a petición á Axencia Galega de Infraestruturas, pero tamén se mandará ao Concello. Cremos que baixar o límite a 30 é excesivo, e somos os máis afectados porque é unha zona de paso, para os veciños de Cedeira e para os de Vilarrube ou Pantín, dos que tamén recibimos queixas. Entendemos as súas razóns, pero hai outro tipo de medidas, como acotar a distancia na que se aplica ou controlar o tráfico con semáforos».

Moreda insta al gobierno local valdoviñés a «repensar» el cambio: «Non o fai con mala intención, pero debe replantexalo, porque prexudica á xente de Cedeira, á que imos defender por riba de todo, e tamén á de Valdoviño».