Un año sin saber qué médico te vas a encontrar en la consulta de tu hijo

Desde el 14 de enero de 2019, el servicio de pediatría de Cerdido, As Somozas, Moeche y San Sadurniño se centralizó en este último concello, con diferentes profesionales


San Sadurniño

Los alrededor de 330 menores de 15 años de Cerdido, Moeche, As Somozas y San Sadurniño tienen que acudir al centro de salud de este último municipio para ser atendidos por un pediatra, que en ocasiones se sustituye por un médico puericultor. El servicio de itinerancia (dos horas a la semana en Cerdido, Moeche y As Somozas) se interrumpió -«provisionalmente», según la Xerencia de Xestión Integrada de Ferrol- el 14 de enero de 2019, debido a la marcha de la facultativa, a través de un concurso de traslados, y la «imposibilidade» de sustituirla por falta de especialistas. Un año después, desde el área sanitaria apuntan que «en ningún caso está en cuestión que non haxa pediatra, a praza segue aí para que a podan escoller».

Para Mónica Muíño, vecina de Moeche, con dos niños de 21 meses y cuatro años, lo peor «é o tema organizativo, coas citas, e o seguimento. Nunca che toca o mesmo profesional e a un dos nenos case lle poño cinco doses da vacina da meninxite e son catro, iso que eu, ao ter outro, xa sei o que hai que facer, pero quen ten un bebé... É todo máis descontrol». «Coa pediatra había un protocolo, facíase todo con máis calma, o trato era personalizado, máis cercano, coñecía ao neno cando entraba pola porta. Agora, cun simple catarro, vas un día e danche un tratamento e vas outro, e danche outro».

La hija pequeña de Raquel Lamigueiro, vecina de Cerdido, nació con una parálisis facial congénita que requiere un seguimiento médico constante. «O problema que atopamos é que cada vez hai un pediatra ou un médico puericultor distinto. Non teño nada en contra deles, que bastante fan en vir, pero a cada un teslle que contar o mesmo e non poden evaluar se mellora», explica. A mayores, la centralización del servicio en San Sadurniño le obliga a desplazarse: «Antes só viña dúas horas á semana, pero para as revisións era moi cómodo. Podíamas levar miña nai porque eu estaba traballando, e para ir a San Sadurniño tes que depender sempre dun vehículo».

Antes, las niñas de Raquel sabían el nombre de su pediatra, «e agora non saben a quen van ver, e iso tamén lles crea inseguridade a elas». «Voy hoy con mi hija y me dice [el médico] que vuelva en dos días para ver cómo evoluciona, pero a los dos días ya está otro y aunque tenga el historial no puede valorar igual», opina Araceli Graña, vecina de San Sadurniño. «Mi hija tiene 12 años y sabía cómo se llamaban sus pediatras, las dos que tuvo hasta hace un año [...]. Debería ser tiempo más que suficiente para que consigan un pediatra, ¿a dónde se han ido los que estudiaron esta especialidad?», plantea. 

Inconveniente para irse al rural

«Por suerte, este último año no he necesitado pediatra, otros inviernos me hubiera subido por las paredes», apunta Elena González, vecina de As Somozas con dos hijas de siete y diez años. «Ya estábamos bastante mal, con solo dos horas a la semana, con una pediatra con reducción de jornada para cuatro ayuntamientos, pero no nos quejábamos. Si lo necesitabas la llamabas por la mañana a San Sadurniño y te decía ‘acércate a Cerdido’. Ya conocía a los niños y ellos a ella [...]. Sabíamos que en el mes de vacaciones no teníamos pediatra, pero bueno...», detalla. La situación no contribuye a frenar la pérdida de población: «Desde luego, si te estás planteando comprarte una casa en un sitio, que no haya pediatra sería un inconveniente».

Las madres y los padres de los menores de estos cuatro municipios no se resignan a perder un servicio con el que se contentaban, pese a la precariedad. La pediatra acudía a la consulta de San Sadurniño todos los días, de 9.00 a 11.00 horas; y al finalizar esta parte de la jornada se dirigía a los centros médicos de Cerdido, los martes; As Somozas, los miércoles; y Moeche, los jueves. Los lunes y los viernes completaba su horario en San Sadurniño. 

Problemas en otros concellos

La itinerancia acabó el 14 de enero de 2019 y unos días después, varios usuarios crearon una plataforma de afectados, que recabó 2.543 firmas para exigir a la Xunta que el servicio volviera a funcionar como antes. «Tampouco é que tiveramos tanta calidade asistencial», ironizaba entonces una progenitora. En septiembre, los problemas se extendieron a Fene, A Capela, y poco después llegaron a Ares y Mugardos. Cedeira y Valdoviño comparten especialista desde hace tiempo.

Los perjudicados se han concentrado para exigir que se normalice el servicio y en Navidad hicieron público un vídeo protagonizado por los menores, con un mensaje muy elocuente: «As nenas e nenos do rural teñen o mesmo dereito a un servizo de pediatría público de calidade que as e os dos núcleos urbanos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un año sin saber qué médico te vas a encontrar en la consulta de tu hijo