¿Funcionarán las bonificaciones para comprar vivienda en el rural?

Varios alcaldes de concellos con menos de 5.000 habitantes valoran la iniciativa de la Xunta, pero advierten de que no servirá para paliar el declive demográfico


Las ayudas a la compra de vivienda son bienvenidas, pero no servirán para fijar población. Es la conclusión a la que llegan varios de los alcaldes consultados por la utilidad del nuevo plan de vivienda para los próximos tres años anunciado por la Xunta: una bonificación de hasta 10.800 euros para los menores de 35 años que adquieran una propiedad en concellos con menos de 5.000 habitantes. «Valoramos calquera cuestión que invite á compra de vivenda. Pero o tema non está en que se financie ou non, o problema no rural é estructural», resume José Ramón Barreal, regidor del Partido Popular en Laza.

Galicia lleva años haciéndose mayor, con su interior vaciándose y el censo en caída libre ante la perspectiva de perder más de 140.000 personas en los próximos 15 años. El plan de la Xunta pretende atajar el problema de la vivienda y el declive demográfico en el rural con un importe que en su primer año será de 200.000 euros en total, escasos para el alcalde nacionalista de San Sadurniño. «Como iniciativa é positiva. As axudas á compra e rehabilitación sempre son boas, pero neste caso vexo un acto propagandístico», lamenta Secundino García Casal, que pide «unha reflexión» sobre el estado del parque de viviendas en los concellos rurales. «A partida é moi baixa, apenas daría para unhas cen bolsas», añade el regidor, también crítico con que el plazo para la solicitud de estas bonificaciones se agote en menos de un mes.

Los alcaldes de Laza y San Sadurniño, localidades que no alcanzan los 3.000 empadronados, coinciden en que nadie se mudará a una zona rural por recibir 10.000 euros. «Eses cartos axudan, pero non serán o que os empuxe a facelo», apunta Barreal. «Debe ser máis cantidade e acompañada por outras políticas para o medio rural», apoya García Casal, que reclama evitar «o desmantelamento do sector primario». «Con isto non se revirte a tendencia demográfica», subraya.

Mayor pesimismo muestra Manuel Martínez, alcalde de Becerreá y exvicepresidente de la Deputación de Lugo. El regidor, que tras su expulsión del PSOE se presentará liderando una lista independiente en las próximas elecciones, vaticina que la medida «non vai ter repercusión» en su concello ni en el resto de la comarca. Martínez entiende que la mayoría de personas a las que afecta la bonificación vive aún en el domicilio familiar o no tiene ingresos suficientes para poder adquirir una propiedad. «Son precisas outras políticas para atraer poboación», recalca en línea con los regidores de Laza y San Sadurniño.

Una oportunidad

El concello de Dozón, en la comarca del Deza, es el paradigma de la pérdida de población en el interior gallego. Su alcalde, el popular Adolfo Campos, lleva treinta años en el cargo viendo como el censo se va reduciendo exponencialmente. Entre los años 2007 y 2017, lideró la reducción de habitantes en los ayuntamientos de la comunidad con un 38,7 %. «Calquera actuación que se adopte para fomentar o incremento da poboación e a actividade no rural é positiva», responde el regidor, que valora la medida para que «a xente nova se quede nos concellos». Campos recuerda que desde su ayuntamiento se otorgan bonificaciones para la natalidad de 500 euros y ayudas para la compra de material escolar.

La situación geográfica permite a Boqueixón ser uno de los municipios susceptibles de beneficiarse de esta subvención. Limítrofe con Santiago de Compostela, los jóvenes en busca de vivienda podrían encontrar aquí una oportunidad. Así lo cree su alcalde, Manuel Fernández Munín, que ve en el plan de la Xunta una manera de fomentar «asentarse e quedarse definitivamente». El popular argumenta que en el concello «hai moita vivienda vacía». El principal ejemplo está en el lugar de Lestedo, donde se levantó una urbanización con pisos «baleiros ou en mans de entidades bancarias» a precios que rondan los 60.000 euros.

Escepticismo de las inmobiliarias

El plan de bonificaciones es insuficiente para la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein). «Esa política de dar dinero en tan poco tiempo y para este fin me parece demagogia política. Una gota en el desierto», carga Benito Iglesias, presidente de la patronal gallega. Desde la Fegein advierten de que existen unos 250 concellos «a los pies de los caballos», donde la compraventa es casi inexistente, frente a la intensa actividad de las siete ciudades y sus áreas de influencia. Según los datos del Ministerio de Fomento, en Galicia hay 84 ayuntamientos donde no se ha vendido una sola vivienda nueva en los últimos cinco años.

Iglesias también critica la cuantía de las ayudas y la falta de políticas demográficas más ambiciosas para el rural. «En un pueblo con menos de 5.000 habitantes, donde no hay infraestructuras, ni guarderías, ni servicios sanitarios, ¿qué joven se va a mudar allí?», protesta. Iglesias señala que el plan «no sirve de nada» sin ir acompañado de generación de empleo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

¿Funcionarán las bonificaciones para comprar vivienda en el rural?