«A nuestra finca no se va a venir solo a montar a caballo»

Las hermanas García González inauguran este sábado Hípica Prado Ventura en el municipio pontés

.

AS PONTES / LA VOZ

Le han puesto toda su alma y en él han depositado buena parte de su tiempo y de su esfuerzo. Ahora, tras casi dos años de gestiones, el proyecto de las hermanas ferrolanas Antía y Noa García González encara su puesta de largo. Será el sábado cuando Hípica Prado Ventura- ubicado en la parroquia pontesa de Aparral- abra sus puertas de forma oficial. Y lo hará con el convencimiento de haber apostado por un modelo sin desarrollo hasta el momento en la zona. «Nuestra gestión va a ser diferente, nos dedicaremos a la hípica tradicional, pero iremos más allá. A nuestra finca no se va a venir a montar a caballo simplemente, a hacer una ruta o a domar. No nos dedicaremos únicamente a las clases típicas, sino que daremos un paso adelante, atenderemos otros aspectos», resume Noa, técnico deportivo y arquitecto técnico. Junto a ella, codo con codo, Antía - licenciada en Sociología y formada en intervenciones asistidas con animales y coaching- la cabeza pensante de un proyecto que surgió, en primer lugar, por su «amor a los caballos, los montamos desde pequeñas», pero que evolucionó, «hace años, tras hacerme con la gerencia de un club de hípica en San Sadurniño. Ahí empecé a valorar si quería dedicarme a esto. Al final, al ver que a mi hermana también le interesaba, decidimos unir fuerzas y nos hemos repartido las vertientes que aunamos en este proyecto de tal manera que ella se va a centrar en el ámbito deportivo y yo en el terapéutico». Será así porque Hípica Prado Ventura abordará una dimensión, hasta ahora desconocida en la comarca, como es la gestión emocional al encaminarse hacia «el crecimiento personal de la gente». ¿Por qué esa vertiente? «Pues porque hemos detectado que cuando la gente empieza a montar se enfrenta a sus miedos y angustias y eso es lo que vamos a ayudar a gestionar», relata Antía, la mayor de las hermanas García.

Instalaciones

Tras valorar diferentes emplazamientos, las emprendedoras ferrolanas tuvieron claro que As Pontes reunía todo lo que andaban buscando. Además, «la finca es muy agradable y transmite paz. La gente nos ha acogido muy bien y eso es una suerte», afirma Noa. Una percepción que comparte su hermana al explicar que «los accesos son adecuados, el sitio es muy bonito y el terreno es grande. Y el de As Pontes fue uno de los ayuntamientos que más facilidades nos puso», revela. Así, empezó a coger forma la finca -de mas de tres hectáreas- integrada por una nave americana con 16 cuadras -ocupadas en la actualidad por 12 caballos-, una pista cerrada para la doma y un local social «pensado para los papás que acompañen a los más pequeños. El invierno suele ser largo y duro y seguro que le sacamos mucho partido a ese recinto».

A dos días de la inauguración oficial reconocen cierto vértigo, pero se muestran convencidas del futuro de un proyecto que nace con una visión a largo plazo porque «la idea es hacer más cosas de forma progresiva, por ejemplo, un pista exterior, una zona de campamentos para niños, bungalows y otros espacios para cursos de crecimiento personal. De todas formas, el sábado durante todo el día tendremos la puerta abierta para todo el que quiera conocernos y también tenemos nuestra página web www.hipicapradoventura.com para conocer más detalles», indica Antía. Sin haberse echado todavía a andar, Hípica Prado Ventura cabalga ya con paso firme.

Votación
14 votos
Comentarios

«A nuestra finca no se va a venir solo a montar a caballo»