Marta Rodríguez, nueva presidenta de UCOA, en Pontedeume: «Las redes sociales son el futuro, hay que estar ahí»

ANA F. CUBA PONTEDEUME / LA VOZ

PONTEDEUME

JOSE PARDO

Eumesa de 35 años, abrió en 2012 Pin-up, un centro especializado en manicuras, pedicuras y tatuajes

04 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

A Marta Rodríguez, eumesa de 35 años, no le ha cogido por sorpresa el relevo al frente de UCOA, puesto que llevaba tiempo de vicepresidenta. «O me quedaba yo o no seguía nadie», reconoce, contenta y decidida a emprender una nueva etapa. Quiere organizar un curso sobre el manejo de las redes sociales para los comerciantes asociados, «para usarlas de la mejor manera posible, porque son el futuro y hay que estar ahí». Donde otros ven un lastre o un competidor, la responsable de Pin-up, un centro de manicura, pedicura y tatuajes abierto desde hace casi once años, encuentra «una oportunidad» para ganar clientela y crecer: «Hay que apostar por esto, en cualquier sector».

—Con su centro se adelantó al bum actual.

—Sí, hay muchísima demanda, sobre todo de mujeres (también algún hombre), ya tengo la agenda cerrada hasta enero. Ahora mismo, lo raro es encontrarse a alguien que no lleve las uñas hechas

—¿Qué significa llevar las uñas hechas?

—Pintadas, realizadas... construidas.

—¿Construidas?

—Cuando se realiza una uña larga, como un postizo, aunque no lo es, de acrílico, poligel... hay muchas técnicas y formas.

—¿Tiene mucha competencia?

—En Pontedeume, no. Tengo clientela de Cabanas, Ferrol, As Pontes, Betanzos...

—Estará haciéndose rica...

—Rica, no [risas]. Lo que hago son muchas horas. Los costes de los productos han subido mucho y los precios no puedes aumentarlos tanto.

—¿Cómo aprendió?

—A base de cursos, hay que estudiar, conocer los productos, la calidad...

—¿Qué decoraciones le suelen pedir?

—De todo, desde una raya a una princesa de Disney. También se hacen reconstrucciones de uñas, sobre todo en los pies.

—¿Cuánto cuesta y cuánto dura?

—Desde 18 o 20 euros..., pero hay acrílicas de 50 o 120. Dura tres semanas.

Fernando Barallobre, comerciante de Pontedeume xubilado: «Un negocio resiste se se vai adaptando aos tempos»

ANA F. CUBA

Fernando Barallobre Vales naceu en Leiro, Abegondo, hai 66 anos, pero recoñécese eumés. «Vin para Pontedeume con once anos e fixen aquí toda a miña vida», subliña. Estudou Empresariais mentres traballaba e acabou alugando un local ao pé dunha tenda pequena que tiña súa tía —«era como unha nai»—, no ano 1979. Así naceu Cacharreira, que pasou da rúa Pescadería a unha esquina da Inmaculada e despois a un baixo máis grande na Pescadería. Ata dar co seu emprazamento definitivo, na rúa Real, onde mercou o actual establecemento hai vinte anos. Xubilouse hai uns días (a súa muller e a súa nora continúan ao fronte do negocio) e deixou tamén a presidencia da Unión de Comerciantes e Autónomos (UCOA).

Seguir leyendo