Un nuevo remanso de «paz y relax» para los peregrinos del Camino Inglés

beatriz antón FERROL / LA VOZ

PONTEDEUME

Mario Torres y Belén Jiménez son los promotores del nuevo albergue de peregrinos de Pontedeume
Mario Torres y Belén Jiménez son los promotores del nuevo albergue de peregrinos de Pontedeume JOSE PARDO

Una pareja de Madrid abrirá en Pontedeume el 1 de agosto el albergue más grande de la comarca: tiene 70 plazas, aunque por el covid se estrenará solo con la mitad

25 jul 2020 . Actualizado a las 09:16 h.

El madrileño Mario Torres y la cordobesa Belén Jiménez le deben mucho al Camino de Santiago. Recorriendo el itinerario francés se conocieron y se convirtieron en pareja. Y ahora la ruta jacobea los ha unido en un ilusionante proyecto empresarial: la puesta en marcha del albergue de peregrinos San Cristóbal en Pontedeume. «Esto es un negocio, no lo vamos a negar, pero lo que de verdad nos mueve es nuestra pasión por el Camino. Queremos que la hospedería se convierta en un referente dentro de la ruta del Camino Inglés y que los peregrinos vean este lugar como un remanso de paz y relax», explica Torres, que ha recorrido las rutas jacobeas 53 veces y también trabajó como hospitalero en los albergues de Herbón y Corcubión.

Él y Belén Jiménez son socios en Caminamos Contigo S.L, una empresa madrileña especializada en la organización de peregrinaciones que recientemente firmó un convenio con el Arzobispado de Santiago para poner en marcha el albergue en la antigua casa de ejercicios espirituales La Asunción, situada a la salida de Pontedeume, en dirección a Campolongo. Por este acuerdo, la Iglesia cede el edificio a la firma madrileña en régimen de alquiler y esta se compromete a explotarlo como albergue de peregrinos por un período de 25 años.

JOSE PARDO

El nuevo alojamiento para caminantes abrirá sus puertas el próximo 1 de agosto y no solo será el más grande de la comarca, sino también de todos los situados a lo largo de la ruta del Camino Inglés (sin contar los que funcionan en Santiago, donde hay algunos que sí superan su capacidad). Situado en un recinto que incluye un jardín de 9.000 metros cuadrados, el albergue San Cristóbal tendrá 70 plazas, aunque de momento funcionará solo con la mitad debido a las medidas de seguridad que impone el coronavirus. «Tenemos una sensación agridulce, porque por una parte este proyecto nos hace muchísima ilusión, pero por otra parte sabemos que no es el mejor momento para ponerlo en marcha», apunta Torres.