La escuela de Ombre, o cómo aprender divirtiéndose en casa

La profesora ha montado un teatrillo desde el que graba cada día vídeos con propuestas didácticas para sus 11 alumnos


PONTEDEUME / LA VOZ

Los 11 alumnos de entre tres y siete años que estudian en el CEIP de Ombre no han parado de experimentar y aprender desde que se suspendieron las clases presenciales. La palentina Isabel García Millán, la profesora de la única escuela unitaria que sigue funcionando en Pontedeume, subraya la implicación de las familias, primordial «sempre» y más ahora, cuando los escolares pasan todo el tiempo en sus casas. «Neste caso é moi fácil, todos teñen conexión a Internet e os pais e as nais están moi involucrados no proxecto de educación dos seus fillos», remarca.

Isabel ha montado una especie de teatrillo, con material reutilizable, como suelen hacer en la escuela, para grabar los vídeos que les envía a diario a sus alumnos. «Tamén fixen un libro dixital para nós, cos contidos didácticos e as historias, mándanme fotos dos traballos que fan sobre o corpo humano, o transporte, os medios de comunicación.... Eu non podo interactuar directamente con eles, porque son moi pequenos, pero grazas á colaboración das familias chéganme os materiais que elaboran», explica.

De 9.00 a 14.00 horas, la maestra está en contacto permanente con los niños. «Fago actividades de grupo, por idades, que vou preparando mentres me mandan os vídeos... Teño as mañás completas», señala. Iago Miño Garrido es uno de los colegiales del CEIP de Ombre. Tiene siete años, vive en el municipio de Pontedeume -aclara que nació en las Islas Canarias- y añora a su maestra y a sus compañeros, con los que de vez en cuando se comunica por videollamada. «Le gusta tanto leer...», comenta su madre, Haizea, que dice que ya casi no le quedan libros pendientes en casa. «Isabel nos propone trabajos y cada uno los hace en la medida de sus posibilidades», apunta Haizea, orientadora en un colegio y opositora. A Iago le fascinó el experimento de los fluidos no newtonianos (según la presión que se les aplique se comportan como un líquido o como un sólido) o el del cedé volador (usando una mezcla de bicarbonato y vinagre, con un efecto similar al de un volcán).

Los niños, protagonistas

Aprender divirtiéndose. Es uno de los lemas de esta docente, para quien los niños son los protagonistas, también durante el confinamiento y la teleformación. «Sigo preparándoo todo igual, repasamos cousas e damos temas de avance, non avaliables [...]. Intento facelo o máis atractivo posible, afianzar a aprendizaxe con propostas moi lúdicas», apunta Isabel, que se comunica por WhatsApp con las familias, como ya hacía antes del covid-19.

«Echo mucho de menos ir al cole», reconoce Iago, con ganas de regresar a la vida y a las actividades «de antes». El curso que viene ya será en otro colegio. Sus compañeros también echan en falta la escuela, igual que Isabel, la maestra con la que no dejan de aprender, ahora a distancia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La escuela de Ombre, o cómo aprender divirtiéndose en casa