Un hotel en la ladera del monte Breamo

Mari Carmen Rey y Ramón Rodríguez llevan 27 años al frente del bar Barón y este año han abierto un alojamiento en una vivienda restaurada de la calle O Barro


PONTEDEUME / LA VOZ

Los huéspedes del hotel Montebreamo, inaugurado el 1 de agosto, sucumben cada mañana al bizcocho y a las mermeladas que elabora Mari Carmen Rey (Lugo, 54 años), propietaria del establecimiento, junto a su marido, Ramón Rodríguez (Pontedeume, 55 años). La pareja regenta desde hace casi 27 años el bar Barón, en la calle San Agustín. «No es nuestro, lo tenemos de alquiler [...]. Cuando empiezas a salir de vacaciones y vas a casas rurales... Como somos los dos autónomos, para tener un plus, e incluso para poder retirarnos algo antes, decidimos comprar la vivienda [donde han habilitado el hotel]», repasa Mari Carmen.

Desde entonces transcurrió una década, dos años y medio hasta conseguir la licencia y un parón forzado por la crisis. Hasta que el año pasado retomaron el proyecto y completaron la rehabilitación del inmueble, situado en la calle O Barro. «Nuestra idea era hacer una casa rural, pero en Turismo no nos dejaron porque no tenía finca exterior, y hemos abierto un hotel», cuenta la dueña del establecimiento. Buscaban «un espacio familiar, en el que te encuentres como si estuvieras en tu casa». Y a tenor de los comentarios de sus clientes de estos meses lo han conseguido.

El nombre del hotel responde a la localización, en la ladera del monte Breamo. Por un lado da a la carretera general y por otro al Camiño Inglés. «En verano tuvimos turismo vacacional, ha habido peregrinos y ahora se aloja gente que viene a visitar las Fragas do Eume, además de trabajadores de empresas del polígono», explica Marina Enríquez, gerente del negocio. Cuentan con seis habitaciones dobles (una de ellas adaptada), tres con galería y dos con puerta-balcón; con vistas al monte Breamo o a la ría eumesa. Las estancias, con mobiliario restaurado, llevan el nombre de las seis parroquias de Pontedeume: Vilar, Boebre, Centroña, Andrade, Nogueirosa y Ombre, una idea de Ramón, como recuerda su mujer. En el exterior destacan la carpintería, de madera pintada de azul, y la piedra, que en el interior se combina con otros materiales. «Tiene el encanto de una casa de turismo rural, pero a cinco minutos del centro del pueblo andando», recalca Marina.

Las habitaciones llevan el nombre de las seis parroquias de Pontedeume

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Un hotel en la ladera del monte Breamo