«La clave es un estudio previo para aplicar la mejor solución a cada ojo»

Ubicada en la calle de la Tierra y con consultas en Pontedeume y As Pontes, la clínica de Ana González, directora del Instituto Gallego de Cirugía Ocular, es pionera a la hora de incorporar nuevas terapias y amplía su campo a los retoques estéticos


La oftalmóloga Ana González se preocupa mucho por estar al tanto de las novedades e incorporarlas cuanto antes al Instituto Gallego de Cirugía Ocular. Han sido pioneros en cirugías refractivas para la corrección de miopía, hipermetropía y astigmatismo; en terapias visuales para estrabismos, entre otras muchas dolencias de difícil solución, y acaban de incorporar un láser para tratar el glaucoma de una manera muy sencilla, a pesar de la gravedad de esta enfermedad. Las lentillas pijama o las lentes ICL forman parte de un amplio abanico de soluciones terapéuticas en las que, sin embargo, se aplica una clave para que tengan éxito: un estudio previo en el que intervienen los diferentes equipos del centro para dar una solución integral y con la mejor recuperación posible a cada paciente. Ahora, además de sacarle las gafas, le devuelven la juventud a la mirada gracias a la unidad de estética que acaban de crear.

-Cada vez cuentan con más soluciones para liberar a los pacientes de lentes...

-Claro, pero el éxito radica en el estudio previo, en el que decide la mejor técnica para cada paciente. De hecho, normalmente cuando los resultados no son satisfactorios es porque la técnica elegida no es la correcta. A veces los pacientes se inclinan por una u por otra en función del miedo que tengan al quirófano y eso no es bueno. Cada caso determina qué se debe aplicar: el láser Excimer; las lentillas pijama, las que se ponen cada noche y emulan el efecto del láser o las lentes ICL, para miopías muy altas, presbicia y astigmatismos. En el caso de las cataratas, se pueden eliminar al tiempo que se coloca esta lente y el paciente vuelve a ver como hacía años que no podía. Es una opción muy ventajosa que no tiene todavía el Sergas, donde solo se eliminan las cataratas.

-¿Cómo eligen cada tratamiento?

-Analizando el ojo, teniendo en cuenta la edad y las circunstancias de cada paciente. Cuando tienen menos de 40 años, la orientación suele ser hacia la cirugía con Excimer o la cirugía con la lente ICL, que permite corregir cualquier graduación, sean las dioptrías que sean. En nada corregirá la presbicia manteniendo el cristalino, que ahora se corrige con una lente trifocal.

-¿Cómo es la recuperación?

-Todas son cirugías con una recuperación muy rápida, porque cualquiera de estos procesos se realiza con anestesia tópica, con gotas: el paciente sale con el ojo sin tapar y viendo ya desde el primer momento. Muchos se pueden incorporar a su trabajo al día siguiente. Ahora, además de eliminarle la gafa al paciente, le hacemos un rejuvenecimiento de la estética de su mirada, porque hemos incorporado un equipo de especialistas y el primer Indiba de la ciudad.

-¿Otras novedades?

-El láser de glaucoma, que se llama Iridex, permite controlar la enfermedad sin tener que intervenir realmente a través del ojo. Es algo muy importante, porque las cirugías del glaucoma son muy complicadas y siempre tienen sus riesgos, porque el postoperatorio es muy complicado para el paciente, ya que tiene que acudir muchas veces a la clínica y ser constantes con el tratamiento. Hasta ahora los pacientes se controlaban con gotas y cuando son mayores tienen problemas para ponérselas porque no disponen de ayuda o se olvidan. Incluso en los casos de glaucoma inicial se podría aplicar este láser y evitar el colirio, así les simplificamos mucho la vida. Es un gran avance en el tratamiento. Aunque creo que el gran avance es que la gente que tiene catarata puede optar a eliminar la gafa o las lentillas cuando se opera. Es algo que a la gente le fascina, sobre todo a las de graduaciones altas, porque cuando operas la catarata la lente que pones dentro del ojo la calculas para que elimine cualquier defecto de graduación. Se despiden de la gafa para siempre, es una liberación.

«A la vez que se opera de catarata, ya se puede eliminar la hipermetropía, la miopía y el astigmatismo, incluso los altos»

Los doctores Iván Basanta y Patricia Pérez Rey son los encargados de llevar la nueva unidad de estética que incorpora el Instituto para rejuvenecer la mirada. «Usamos las tecnologías más actuales en el campo de la estética, y lo más importante es que solo trabajamos con las mejores marcas del mercado», precisan unos especialistas que disponen de tratamientos como blefaroplastias, toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, hilos tensores, plasma rico en plaquetas, carboxiterapia.

Gómez Noya o Nadal

«Además, somos los primeros de Ferrol en contar con un aparato de radiofrecuencia Indiba Deep Care para uso médico. No tiene nada que ver con los que se ven en los centros de estética, este reafirma y rejuvenece la piel del rostro y regenera las células de colágeno», precisan sobre un sistema que tiene aplicaciones en fisioterapia y que poseen deportistas de élite como Javier Gómez Noya o Nadal.

Como con el resto de terapias, el equipo de especialistas valora la mejor solución para cada paciente y diseña una recuperación que sea sencilla y con las menores molestias posibles.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La clave es un estudio previo para aplicar la mejor solución a cada ojo»