El mercado inmobiliario resurge

En poblaciones costeras con fuerte tirón turístico, como Ares o Pontedeume, se observa cierto repunte de la compra de vivienda, que aún se ve lejano en Cedeira


PONTEDEUME / LA VOZ

Tras años de parón, en los que ni se vendía ni nadie se interesaba por comprar, el mercado inmobiliario ha experimentado un tímido repunte en algunas de las poblaciones costeras con mayor tirón turístico de la comarca. «De tener una venta en todo el verano a cuatro o cinco desde principios de julio hasta ahora, hay diferencia», comenta Olga Pérez Seijo, gerente de la inmobiliaria Caaveiro, en Pontedeume. «Abrimos en 2010, ya en plena crisis, pero ese año, el 11 y el 12 fueron buenos. Después llegó la sequía, hasta este año, eso sí, con otros precios [respecto a los del bum de la construcción], explica.

«En Ares hay mucho movimiento en el sector, todos los días tenemos visitas, aunque no todas se materializan», reconoce Joaquín López Gamundi, administrador de la promotora Gamundi y Fernández S. L., que ya advirtió un ligero resurgimiento el verano pasado. «Con la crisis hubo años de nada, otros de poco y ahora ya podemos decir que va bien, como antes de la burbuja inmobiliaria, al menos en las dos promociones nuevas que tenemos. En precios también hemos vuelto a aquellos años», indica. La mayor parte de las operaciones son de segunda residencia.

Los precios han retrocedido años, hasta el nivel previo al bum del sector de la construcción

En Cedeira, otra localidad con gran peso del turismo, la recuperación aún se ve lejana, a tenor de los datos que facilita la inmobiliaria Vilas. «En canto ás ventas non hai novidades, véxoo moi parado, levaremos dous pisos este ano, algo máis en fincas para construír vivendas unifamiliares», señalan. Ninguna de las localidades citadas tiene capacidad para absorber el parque de viviendas sin vender, herencia de la época del bum, al menos con la población local. «Mucha gente de fuera viene en busca de gangas, y gangas hay, pero no las quiere nadie [por las características y el estado de los inmuebles]», apunta López Gamundi.

De 90.000 a 187.000 euros

Los precios han sufrido un retroceso de más de una década, hasta los niveles previos al bum del sector. «Antes, si buscabas un piso de tres habitaciones, con garaje y trastero, por menos de 150.000 euros no lo encontrabas, y ahora he vendido uno así, nuevo, por 90.000 [en Pontedeume, para residencia habitual], y en el casco viejo, reformados, sin ascensor ni garaje, los hay por 58.000 o 60.000», cuenta la gerente de Caaveiro. En Ares las cifras se incrementan, al menos en promociones recientes, con pisos de tres habitaciones que oscilan entre 127.000 y 187.000 euros, dependiendo de la situación, las vistas o la superficie; mientras los de dos van de 88.000 a 150.000.

Hay casas en venta por 1,1 millones en Cabanas y por 500.000 en Cedeira y en Pontedeume

En las cristaleras de algunas inmobiliarias se pueden encontrar ofertas en apariencia desorbitadas, aunque, inciden desde el sector, «el mercado manda y todo depende de la oferta y la demanda». En Cabanas hay una casa en venta por 1,1 millones de euros y en Pontedeume se ofrece alguna vivienda por medio millón, igual que ocurre en Cedeira. «Nos escaparates cabe todo, pero hai que atopar un comprador que pague esas cantidades... Tiñamos unha por 600.000 que agora vai en 370.000», afirman en la inmobiliaria Vilas (Cedeira).

«Hay gente a la que le da igual, no tiene prisa y espera que venga algún caprichoso», abunda Pérez Seijo. Si algo se cotiza, ahora, como antes de la crisis económica, son las vistas, la situación [mejor con playa cerca] y las calidades. Pero la recesión ha pasado factura y casas adquiridas en su momento por 480.000 euros se encuentran ahora a la venta por 200.000, y otras de 200.000 se pueden conseguir por 140.000.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mercado inmobiliario resurge