El comercio eumés confía en la Fashion para recobrar el pulso de cara al verano

El sector lucha por reponerse de la crisis general y de la originada por la caída del feirón y el cierre del mercado


PONTEDEUME / LA VOZ

La Fashion Night, que se celebra el viernes en Pontedeume, por iniciativa de la Unión de Comerciantes y Autónomos Eumeses (UCOA) y el Concello, supone un revulsivo para el comercio y la hostelería. El sector confía en que sirva para recobrar el pulso tras un invierno largo, para afrontar con buen ánimo la campaña del verano. El empresariado eumés lucha por reponerse de los efectos de la crisis general; de la originada por el declive del feirón y el cierre y el traslado del mercado a las lonjas de Raxoi, hace casi cinco años; y la competencia de los centros comerciales y las ventas por Internet.

«De los 80 al 2000 fue una época muy buena, aunque la comarca de Ferrol lleva en crisis continua desde 1984; no había grandes superficies y el mercado atraía a mucha gente al pueblo», señala Miguel Regueira, responsable de Confecciones Vázquez. «Antes teníamos una empleada y ahora nos arreglamos mi mujer y yo», ilustra. «La Fashion Night merece la pena, se ha asentado, no sé si resta a otros días, pero por lo menos es una alegría», sostiene.

Una clientela menguante

«Con los feirones había mucha gente y ahora estamos de capa caída, a ver si acaban de una vez el mercado, que atraía muchos clientes... A la Fashion viene mucha gente de fuera y hace que se mueva la del pueblo», opina Nicolás Miño, de Calzados Sande, un negocio familiar, como la mayoría de los que forman el tejido empresarial eumés. «A lo que era hace diez años, la actividad bajó un 70 % y, los sábados, sin feirón por las tardes, un 80 % menos», indican en la churrería El Puente, donde aplauden la Fashion «y cualquier cosa que se organice en Pontedeume, porque siempre que se hace algo viene gente». «Antes era un goteo continuo y ahora solo hay movimiento en días puntuales, la clientela mengua día a día», advierte Alberto Rodeiro, encargado del café bar La Bolera. «En los 80 y los 90, lo fuerte de los sábados era a las cinco de la tarde, con el feirón, y ahora, de once a una, y a las dos ya están desmontando los puestos», lamenta. Apunta, además, que «no hay regeneración; antes se peleaban por los locales y hoy, cuando cierra uno, no hay quien lo coja». Destaca el efecto, aún incipiente, del Camiño Inglés, con la apertura de pequeños hospedajes en la villa, y echa en falta más inversión privada para transformar los establecimientos y hacerlos más atractivos, «para intentar captar clientela nueva».

Promoción y aparcamiento

El sector minorista se queja de la paulatina decadencia, que Toci Lamas, al frente de la peluquería homónima, atribuye al decaimiento del feirón -«era el mejor de la comarca, la caja que se hacía la tarde del sábado compensaba la del resto de la semana»-, la clausura del mercado durante dos meses y la mudanza a las lonjas de Raxoi.

Lamas reitera una vieja demanda de UCOA al Concello eumés: «Pedimos que potencie el mercado provisional, con publicidad en los municipios limítrofes y un servicio de aparcamiento, que habiliten una zona azul. Si hay gente en el mercado de abajo también vendrá a la tienda de ropa o a la ferretería». Los empresarios consultados vinculan el futuro, con más o menos optimismo, a la apertura de la nueva plaza.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El comercio eumés confía en la Fashion para recobrar el pulso de cara al verano