¿Podrá reinventarse el feirón eumés?

Comerciantes y hosteleros evocan los años de bonanza, cuando se llenaba la villa los sábados, y certifican el declive; y el Concello espera relanzarlo con el nuevo mercado


PONTEDEUME / LA VOZ

El feirón de Pontedeume, pionero y referente en la comarca durante años, busca su lugar, no físico -los puestos se reparten por la plaza do Conde, la Real y la do Pan, y la calle Betanzos-, sino casi metafísico, un nuevo papel que le dé sentido en el siglo XXI. «Foi un éxito na bisbarra, un reclamo, un espello no que se miraron os demais feiróns que foron xurdindo, pero as cousas cambiaron e está en declive», señala Fernando Barallobre, presidente de la Unión de Comerciantes y Autónomos (UCOA).

Hace más de tres décadas que el hoy centenario Manuel Molares fundó el feirón -«non sería el só, pero si o impulsou», apunta Eduardo Veiga, de Pontedeume Siglo XXI-, al que acudían cada sábado decenas de vendedores -muchos productores locales con verduras, hortalizas, quesos, miel o castañas, según la temporada-, que arrastraban a cientos de personas durante todo el día. «Llevamos aquí [en la calle Betanzos] 24 años y el día del feirón había momentos en los que decía ‘cerrad la puerta, no quiero que entre más gente’. Hoy, cuando lo recuerdo, me entristece», comenta Vicky Noche, propietaria de esta tienda de moda.

Las causas de la crisis

Andrés Míguez abrió el bar Bogavante en la avenida Lombardero hace 30 años. «Vivimos la mejor época y ahora, la peor. Antes venían diez o quince feriantes a comer, porque se quedaban por la tarde; ahora se van a casa y se quejan de que no sacan ni para el combustible», cuenta este hostelero. El empresariado eumés certifica la decadencia del feirón, que achacan a diversos factores. El cambio legislativo, que fijó como requisito para la venta ambulante «estar dado o dada de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social y, en su caso, en el impuesto de actividades económicas», dejó fuera a los productores locales y acabó transformando el feirón en un mercadillo más, con predominio de la oferta textil.

El cierre del mercado municipal los sábados por la tarde agudizó el problema, que se agravó con la crisis; y el traslado de los placeros a las lonjas de Raxoi, hace casi cinco años, por las obras de rehabilitación, «le puso la puntilla», como reconocen comerciantes, vecinos y responsables municipales. Los nuevos hábitos de consumo, con la proliferación de hipermercados y grandes áreas comerciales, además de las ventas online, también han jugado en contra del feirón, obligado a redefinir su papel para sobrevivir. «Ha perdido el elemento diferenciador, con los excedentes de la huerta, porque ya queda menos gente en el campo y por los cambios legales. Nuestra idea es centrar la oferta en productos autóctonos, con vendedores autorizados, y hemos realizado gestiones con cooperativas agrarias y con artesanos, pero todos ponen como condición para venir que esté funcionando el mercado», explica el alcalde, el socialista Bernardo Fernández.

El regidor avanza que la nueva ordenanza obligará a los placeros a abrir los sábados por la tarde y que se dará preferencia a la hora de elegir ubicación para los puestos del feirón a los que opten por permanecer en Pontedeume toda la jornada, en detrimento de quienes soliciten permiso solo para la mañana.

La competencia de Sada

«Tamén se notou a competencia do feirón de Sada, os sábados pola tarde, porque moitos postos veñen a Pontedeume pola mañá e despois vanse», indica Luisa Martínez, vecina del casco histórico. Su opinión coincide con la de comerciantes y hosteleros: el feirón y el mercado van de la mano. El Concello aspira a «relanzarlos» con una campaña conjunta de promoción, en cuanto acaben las obras, en marcha.

«Es la ilusión que tenemos, porque ahora todo nos perjudica, porque nos han quitado mucho aparcamiento», dice Míguez. «Cuando reabra el mercado, si realmente se publicita, creo que vendrá gente; es la esperanza. Ahora hay personas que vienen por las tardes y se encuentran con un ‘no feirón’; es lo peor, ya no vuelven», añade Vicky Noche.

Empezó a caer con los cambios en la venta ambulante y el cierre del mercado por los tardes

El traslado de los placeros a las lonjas de Raxoi, por las obras, supuso el golpe definitivo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

¿Podrá reinventarse el feirón eumés?