Los Piratas de Loiba vuelven a tomar Picón con pizzas italianas y música, en la costa más salvaje de Ortigueira

A. F. C. ORTIGUEIRA / LA VOZ

ORTIGUEIRA

La clientela del chiringuito, donde «cabe todo el mundo», varía según el momento del día
La clientela del chiringuito, donde «cabe todo el mundo», varía según el momento del día CEDIDA

Filippo Bettini inaugura este viernes la temporada del chiringuito, que admite perros y dispone de amplio aparcamiento y espacio para los niños

06 jun 2024 . Actualizado a las 16:10 h.

Hace cinco años que Filippo Bettini dejó su ciudad, Piacenza, a 40 kilómetros de Milán, para asentarse en Galicia. El Camino de Santiago le condujo a Loiba (Ortigueira), durante dos años gestionó el puesto del pinar y esta es la segunda temporada de Los Piratas de Loiba, un chiringuito situado a pocos metros de la bajada a la playa de Picón en el que ofrece pizzas artesanales, ensaladas, hamburguesas, platos de cocina vegana y conciertos durante el verano.

Abrió el martes, pero la inauguración será este viernes, con la actuación de The Westering Sun, «un par de chicos de Cedeira que hacen folk», como cuenta. Bettini, al frente de la cocina, programa fiestas con música para el verano y un festival de reggae, el 19 y el 20 de julio (el sábado habrá mercadillo por la tarde y un concierto de una banda tributo a Bob Marley). Cierra los lunes y este mes funciona de 12.30 a 17.00 y de 19.00 a 23.00 horas, por semana, y de 12.30 a 23.30, sábados y domingos, «y si hay algún concierto o evento se alargará algo más de tiempo», apunta. También cuenta con otro proyecto, una food-truck, con la que acude a festivales.

En Los Piratas de Loiba «cabe todo el mundo, gente con perros (todo el aire libre), familias por el día (con sitio para jugar los niños) y luego un ambiente más juvenil o copas. Hay aparcamiento para furgonetas, zona para poder hacer hogueras...», describe, «encantado en Galicia, por la naturaleza, súper salvaje, y una calidad de vida que no tienes en las ciudades».