Loca de los ralis y futura mecánica de helicópteros tras una FP de Automoción

Lucía Rey
lucía rey VIVEIRO / LA VOZ

ORTIGUEIRA

Rompiendo estereotipos. Anthía Suárez, en imagen en el taller de Espasante donde realiza las prácticas actualmente, quiso estudiar un ciclo de Formación Profesional en lugar de ir a la Universidad porque quería encontrar pronto salidas laborales, y tener a la vez la posibilidad de seguir formándose en lo que le verdaderamente le apasiona: la mecánica.
Rompiendo estereotipos. Anthía Suárez, en imagen en el taller de Espasante donde realiza las prácticas actualmente, quiso estudiar un ciclo de Formación Profesional en lugar de ir a la Universidad porque quería encontrar pronto salidas laborales, y tener a la vez la posibilidad de seguir formándose en lo que le verdaderamente le apasiona: la mecánica.

Anthía Suárez Pernas, de 20 años, estudia en el IES María Sarmiento de Viveiro

17 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una visita que hizo con el instituto a la base del helicóptero de Salvamento Marítimo Pesca 2, de Celeiro, va camino de convertirse en decisiva para Anthía Suárez Pernas, cuya vida está cuajada de sorpresas desde el inicio de la conversación. «Encántanme os ralis desde que son pequeniña. De feito, estou facendo as prácticas no taller dos amigos cos que vou de ralis desde que tiña 11 anos ou así», explica esta joven de 20 años natural de Espasante, en Ortigueira, que está a punto de acabar el Ciclo Superior de Automoción en el IES María Sarmiento de Viveiro.

Cuenta que, después de terminar el bachillerato científico con un expediente académico aceptable y aprobar la selectividad, sus padres cogieron un cabreo monumental cuando les explicó que no quería ir a la Universidad sino que quería estudiar Formación Profesional. «Para eles foi un golpe. Estiveron tres meses sen falarme porque aínda está moi metido na xente que un ciclo de FP non vale, que o que vale é a carreira», explica Anthía, y destaca el apoyo que le brindó entonces una vecina a la que considera como una segunda madre. «O seu fillo tamén fixo un ciclo, ten moita saída laboral e tamén pode seguir estudando», comenta.

¿Y por qué se decantó por Automoción? «Sempre me gustaron os motores, e sobre todo a asistencia en ralis. A pilotar nunca probei, dáme algo de medo, pero gústame moito estar por detrás, na asistencia, preparando as cousas, e a xente di que o fago ben, que lle poño ganas», señala.

Con la parte presencial en el instituto ya aprobada, Anthía completa durante estas semanas las prácticas en el Taller Mecánico Adolfo, de Espasante. ¿Y cómo se desenvuelve una mujer en un trabajo que tradicionalmente ha sido de hombres? «Agora moi ben, síntome cómoda porque é un ambiente familiar no que estou desde sempre, pero antes tenme pasado de chegar algún señor e mirarme con mala cara e pensar eu: ‘Ui, xa non me achego’. Ou estar poñendo o cobre cárter nun coche e botarlle o señor a man ó destornillador como se eu non soubera apertar o tornillo ou cousas así... Pero desta vez xa pasaron dúas ou tres mulleres que me dixeron: ‘Ay, una mujer mecánica: me gusta, me gusta’. E a xente maior xa se vai acostumando. Algúns ata me deron algunha propina», sonríe.

«Sempre me gustaron os motores, pero como estás influenciada pola sociedade e parece que as mulleres aínda están peor vistas aí, pensaba en estudar Medicina», Anthía Suárez Alumna de un CS

Aunque su idea inicial era la de trabajar como mecánica en un taller de automóviles, la visita al Pesca 2 le abrió los ojos a otro mundo. «Vin que ese tamén é un mundo moi profesional que me permitía coñecer moitas máis cousas e un traballo máis cómodo, así que empecei a investigar sobre o tema e gustoume». En septiembre comenzará a formarse como mecánica de helicópteros (licencia B1.3) en Cithe, un centro situado en el aeropuerto de Cuatro Vientos, en Madrid, que está especializado en la formación técnica aeronáutica de helicópteros y aviones.

Tiene el grado superior de gaita en el Conservatorio, hizo surf y ahora practica boxeo

Con apenas 20 años (en septiembre cumplirá los 21), Anthía Suárez Pernas acumula ya un amplio currículo académico y vital. Después de cursar el grado elemental en la Escola de Música de Ortigueira, dio el salto al Conservatorio Profesional de Música de Viveiro, donde acaba de completar el grado profesional de gaita y composición. «Teño unha obra clásica rematada dedicada ás cofradías da Semana Santa de Viveiro», relató en O Provisional, el periódico de información general que edita el IES María Sarmiento desde 1994. «Para min a música é unha paixón», cuenta la joven, que ha formado parte de coros, de un grupo de rock, de bandas tradicionales de gaitas como la de Ladrido y la de Ortegal, donde continúa, o Gamelas e Anduriñas, donde practica baile.

«Aspiro a traballar para vivir, non a vivir para traballar, indo de vacacións unha vez ao ano se me apetece e seguindo coas miñas afeccións porque non penso abandonar a música»

El deporte es otra faceta en la que también sorprende, puesto que de pequeña practicó natación. «Deixeina ao empezar co Conservatorio, e como teño que ter a musculatura dun xeonllo en forma fago boxeo. Fixen surf dous ou tres anos, pero acabei por atopar o boxeo, que é un deporte que me gusta, que podo facer todo o ano e que me axuda a estar en forma para traballar», sostiene Anthía.

«Chegábame co oito»

«A min chegábame cun oito, non me esforzaba polo dez nin polo nove, porque aparte de estudar no instituto estaba facendo o Conservatorio e non me daba a vida para todo», explica una alumna que rompe moldes y estereotipos, y que decidió contra viento y marea estudiar Automoción. «A medicina encantábame e aínda me encanta ler cousas de nutrición, de saúde..., pero para dedicarme como profesión non me gustaba, e agora, co coronavirus, aínda me gusta menos. Quero un traballo que me permita vivir», sostiene.