Maragoto, creador de las «loibas», lanza una nueva marca de calzado, Agot

El empresario ortegano ha impulsado una línea de deportivas en plena pandemia

Francisco Maragoto, con algunos modelos de su anterior firma, Loiba, en una imagen de archivo
Francisco Maragoto, con algunos modelos de su anterior firma, Loiba, en una imagen de archivo

ORTIGUEIRA

Francisco Maragoto (Loiba-Ortigueira, 55 años) creó hace más de una década una colección de bailarinas, las loibas, en homenaje a su abuelo, O Zapateiro de Loiba. Loiba se convirtió en marca de calzado y textil y llegó a venderse en tiendas de toda España, Francia, México o Chile. Pero la pandemia quebró el rumbo de la firma, que siempre reivindicó su «alma gallega» y apostó por la calidad. «Si juegas a barato no puedes competir», esgrimía este empresario hace un par de años.

«El covid nos pilló con inversiones tremendas, fuimos capeando el temporal... Menos mal que la temporada pasada [2020] pudimos parar la fabricación y así seguiremos hasta 2022, quietos, y saliendo a coger aire de vez en cuando», relata. Los golpes se multiplicaron: «Todos los mercados están tocados, México, Estados Unidos, Italia, Alemania, Francia... No hay por dónde salir. Parece que la economía se está recuperando, pero hablas con las tiendas, y quién se atreve a hacer compra y coger suministros... ¿Y si hay una cuarta ola? Trabajar así es complicado», reconoce.

Pero ni siquiera una pandemia mundial ha sido capaz de frenar a este emprendedor ortegano. Vendió parte de Loiba al grupo José Sáenz, el fabricante de calzado de Arnedo (La Rioja) con el que ya se había aliado en 2018, y ha creado una nueva marca, Agot, con sede en O Barqueiro (Mañón), donde viven sus padres. «Es solo de calzado y estoy muy contento, estamos empezando a dar guerra», comenta, ilusionado. «La idea -explica- no es la de una web de venta al uso, sino una plataforma de los clientes que consumen ese producto. Todas las cajas [del calzado] e incluso la publicidad de los escaparates llevan un código QR que puedes escanear y te lleva directamente a la tienda del cliente... Si tú, como tendero, dentro de tus proveedores tienes a Agot, te permite que si alguien busca Agot le lleve a tu comercio, donde puedes venderle ese producto u otro de otra marca».

De momento, con una treintena de clientes en cartera, sus esfuerzos se concentran en el mercado gallego y en un par de firmas de peso en León y Ponferrada. Asturias y Cantabria son sus próximos objetivos, y planea continuar abriéndose camino por el norte peninsular, en la zona de Burgos, Logroño o el País Vasco. Las restricciones impuestas por las comunidades autónomas por la pandemia complican la movilidad y dificultan la labor comercial: «No tienes dónde comer ni dónde ir al baño, y las tiendas estaban cerrando a las seis de la tarde, es un problemón, viajar así resulta muy complicado».

Relación calidad-precio

Agot nace como marca de calzado deportivo, con piezas diseñadas en Galicia y fabricadas en Elche. «Es un proyecto que lleva por bandera algo que ha estado en desuso en las tiendas últimamente, la calidad-precio. Creo que hay que dar un buen producto a un precio justo», resume. Las deportivas de Agot se distinguen, por ejemplo, «por la cuña de siete centímetros que llevan dentro los modelos de mujer, aunque el exterior no lo aparente».

Las deportivas de Agot de la campaña primavera-verano ya están en las tiendas, y en mayo llegará una colección de sandalias. «En el mercado se está imponiendo el cortoplacismo, gran parte de los tenderos rechazan las compras a largo plazo. Antes, en verano les vendías para el invierno, y en invierno para el verano. Ahora no, porque nadie sabe qué tiene que comprar para dentro de seis meses», apunta.

Maragoto se reafirma en su idea de que «para estar en esta profesión tienes que estar un poco loco, y en la cuerda floja todo el tiempo. Siempre arriesgando e invirtiendo, en los tiempos difíciles y en los muy difíciles». «Cuando tienes que espabilar es cuando las cosas van mal -sostiene-, es cuando tienes que competir. Y en la calle, ahora mismo, solo hay deportivas. ¡Quién quiere zapatos de tacón si no hay cenas ni bodas ni comuniones ni fines de semana...! Es el tipo de calzado que se vende para gente joven, mujeres, niños, deportistas, paseantes y oficinistas. Le hemos perdido el miedo y lo llevamos con traje y corbata».

Este ortegano ha vuelto a sus orígenes, que en realidad nunca había abandonado. «Somos una familia de zapateros de toda la vida. Mi abuelo [Antonio Maragoto, ya fallecido], de joven, fue un valiente. En aquel momento había muchos zapateros remendones, pero él, además, cogía el R4 y se iba a Elche, Fuensalida [Toledo], La Rioja o Valencia a comprar zapatos, con aquellas carreteras... Ofrecía zapatos diferentes y más baratos, porque compraba directamente en las fábricas», evoca. Como recordaba O Zapateiro de Loiba en 2015, «a tenda tiña fama de Viveiro ata A Coruña, e bos clientes». Su nieto mayor ha heredado su empuje, y ahora pelea, incansable, por Agot.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Maragoto, creador de las «loibas», lanza una nueva marca de calzado, Agot