Del clarinete a la batuta

J. C. M. ORTIGUEIRA/ LA VOZ

ORTIGUEIRA

El ortigueirés Iván Martínez Sabio puso en marcha hace cinco años la Banda Filarmónica de Lugo

27 dic 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

No es lo habitual, pero a veces, una actividad extraescolar se transforma con los años en medio de vida. Le ocurrió a Iván Martínez Sabio, un ortigueirés de la cosecha del 1981, que ha hecho de la música su particular proyecto profesional y vital, y que ahora compagina su labor como profesor de clarinete en el conservatorio de la ciudad de las murallas con una exitosa iniciativa personal, ya consolidada, la Banda Filarmónica de Lugo.

«Todo vino rodado, sin pensar», explica mientras recuerda que, con apenas cinco años, asistía en Ortigueira a una academia de música y piano, la de Maruxa Lema, -«porque era divertido y, sobre todo, porque estaba cerca del trabajo de mi madre»- y su entrada posterior, junto a sus primos, en la banda local, un mundo que, en aquel momento, no le atraía pero que, con el tiempo, acabaría atrapándolo.

«Había que elegir instrumento. Y creo recordar que opté por el oboe, pero había demasiados. Así que al poco tiempo me compraron mi primer clarinete y tres o cuatro meses después, durante las fiestas de la Magdalena, empecé a tocar... imagínate lo bien que sonaría», anota irónico. Sin embrago, no tardaría en cogerle el gustillo, y pronto empezarían los recorridos al conservatorio viveirense.