«El inicio fue duro, ahora no me falta trabajo»

Alejandro Domínguez fundó hace cinco años la empresa Restauración y Carpintería Trullo, en Loiba


ORTIGUEIRA / LA VOZ

Al día siguiente de acabar el ciclo, Alejandro Domínguez Costa (Loiba-Ortigueira, 1990) ya empezó a trabajar. Pero a los dos años, «vino la crisis de la construcción y se acabó el contrato». Tras seis meses en el paro, decidió montar su empresa, la carpintería Trullo, en alusión a su familia. Y ya tiene un empleado, otro exalumno del IES de Ortigueira, que cursó la FP básica y después el ciclo, compaginándolo con el trabajo.

-¿Qué es lo más difícil de ponerse a trabajar por cuenta propia?

-El inicio, darte a conocer. Llevo cinco años; durante los dos primeros, a veces había trabajo y otras no, y tenías que pagar igual los impuestos; ahora no me falta y cuando tengo una obra extra busco a alguien más.

-¿Qué trabajos realiza?

-Restauración de muebles y todo tipo de carpintería, desde poner puertas a tarima flotante.

-¿Cómo valora el ciclo?

-Funciona muy bien y es muy bueno que siga en Ortigueira. Toda la gente que lo hace y quiere tiene empleo, es una puerta para encontrar trabajo. Cuando empecé no conocía el sector, pero empecé a cogerle el gusto y ahora no puedo quejarme, la verdad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Tags
Comentarios

«El inicio fue duro, ahora no me falta trabajo»