Sesenta años de trabajo en la panadería de San Claudio

Ya jubilada, seguía pendiente del negocio, la panadería Dolan, en manos de sus hijos


ORTIGUEIRA

María Dolores Albo Abadín nació en Galdo (Viveiro) y falleció el viernes en Ortigueira, a los 86 años. Con 17 años, ella y su hermana Consuelo reabrieron la panadería que habían fundado en San Claudio, a finales del siglo XIX, Serapio Pedre y su mujer, Cándida García. Las herederas, tías abuelas de Dolores y Consuelo, con las que se habían criado las dos hermanas, se retiraron antes de la Guerra Civil y cerraron la tahona. Hasta que Dolores le propuso a una de sus tías reabrirla. «Tiña 17 anos, custoume lágrimas aprender, miña irmá en seguida soubo. Daquela todo se facía á man, amasar, bater...», recordaba en 2014, en el obrador, donde trabajan tres de sus cinco hijos, Dolores y María José, Coté, en la sección de pastelería de Dolan, y Suso, elaborando el pan. Dolores, conocida, con su hermana, como las de Serapio, explicaba entonces que la primera amasadora la habían comprado en la década de los 60 y el primer horno de propano, en 1974.

Llevaba años jubilada, pero seguía pendiente del negocio. En 2014 relataba que a ella y a su marido, Andrés Cornide, les habían multado por abrir la tienda un domingo de feria en San Claudio, denunciados por panaderos foráneos: «Por que eles podían vender e nós non?». Esta mujer afable, muy trabajadora y muy apreciada, amasó y coció el pan a diario durante seis décadas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sesenta años de trabajo en la panadería de San Claudio