La velutina se resiste a la hibernación

GES, Bomberos y Protección Civil continúan recibiendo avisos de nidos, con alarma creciente entre los vecinos tras el fallecimiento de un hombre alérgico en O Porriño

.

CEDEIRA / LA VOZ

La Vespa velutina nigrithorax se resiste a iniciar el período de hibernación pese al descenso térmico registrado en los últimos días, al menos durante las noches y las madrugadas. «Seguimos recibiendo avisos, ya no diez o 12 al día como en la época de más actividad, pero sí dos, tres e incluso cinco algún día», explicaba ayer un integrante del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) de Mugardos. «Continúan entrando, pero ya a menor ritmo», apuntala Jaime Villar, responsable del GES de Ortigueira.

El equipo encargado de la retirada de colonias de avispa asiática en los municipios de Ortigueira, Cariño, Cerdido, Moeche y As Somozas ha realizado 946 operativos en el último año -el período se computa desde el 1 de noviembre al 31 de octubre, a efectos de las estadísticas de la Xunta-, frente a los 691 de los 12 meses anteriores. Esta última cifra incluía, además, 80 enjambres en Cedeira y otros 15 en Mañón, concellos en los que ya no se ocupa el GES de esta labor.

A las agrupaciones de Protección Civil de Valdoviño, dirigida por Francisco Dopico, y Cedeira, coordinada por Alberto Díaz, también les llegan notificaciones por el hallazgo de nidos. «El miércoles saltaron cuatro [...], es por el buen tiempo», apunta Dopico. La alarma ha crecido en los últimos días, a raíz del fallecimiento de un hombre de 54 años en O Porriño, alérgico, como consecuencia de las picaduras de este insecto. «Ahora todo el mundo te dice que tiene alergia para que atiendas su petición antes de nada», coinciden los responsables de varios servicios encargados de destruir colonias, entre ellos los Bomberos de Ferrol, que no han parado de recibir llamadas por la aparición de enjambres en áreas urbanas.

Revisar bien los árboles

Villar insiste en las recomendaciones, que ya lanzó al inicio de la campaña de recolección de manzana en las comarcas de Ortegal y Eume. «Antes de actuar en un árbol hay que avisar, es importante revisar los árboles antes de trabajar en ellos», recalca. Propone, por otro lado, un cambio de hábitos en el campo: «La gente debería hacer los desbroces de sus fincas entre enero y abril, porque la actividad de la velutina en esos meses es prácticamente nula y será muy poco probable que se encuentren un nido. Si lo hacen después, el riesgo de que aparezca un nido aumenta y, consecuentemente, el riesgo de sufrir un ataque de las velutinas».

La lucha de los apicultores

Los apicultores mantienen su particular lucha contra esta especie invasiva, a la espera de que las reinas inicien la fase de hibernación. «Con el frío desaparecen las obreras y los machos», comenta Rafael Díaz Nieto, presidente de la Asociación Galega de Apicultura (AGA) en Ferrolterra, partidario de colocar excluidores de reinas (rejillas metálicas o de plásticos entre las que se puede colar una abeja, pero no una velutina, de mayor tamaño) a la entrada de los colmenares.

Díaz Nieto y Manuel Rodríguez Gómez, responsable de AGA en Ortegal, reiteran la eficacia del trampeo, ya desde este momento, sin esperar a la próxima primavera, para contribuir así a la prevención, reduciendo la expansión de las avispas asiáticas.

Votación
6 votos
Comentarios

La velutina se resiste a la hibernación