Los «folkies» van llenando, poco a poco, calles y plazas de Ortigueira

ANA F. CUBA ORTIGUEIRA / LA VOZ

ORTIGUEIRA

Cristina Pato y Sharon Shannon tocaron anoche en el escenario principal

18 jul 2015 . Actualizado a las 12:32 h.

Los folkies han ido llenando, poco a poco, las calles y las plazas de Ortigueira. El Festival Internacional do Mundo Celta se vive en dos frentes: el escenario de la Alameda, al que anoche subieron Cristina Pato o la irlandesa Sharon Shannon; y la acampada de Morouzos, que ayer ya ocupaba buena parte del eucaliptal y del pinar. «¿Quién va a ponerle puertas al monte?», se preguntaba un vecino. Cristina, Cris, Yaiza, Alba, Marina y Román, de A Estrada, descansaban a mediodía de la larga madrugada. Apostaban por Perfect Friction y acertaron.

«Nos gusta mucho acampar, el folk, la tranquilidad...», comentaron. «Y la libertad de que no esté tu madre detrás», remarcó la más joven. «Todo el mundo está en la misma onda. ¿Ligar? Estás a tu rollo y lo que surja. Aquí no tienes conciencia del tiempo y haces lo que te pide el cuerpo», resumió esta pandilla. El único pero, el coste del desplazamiento, que este año no han podido realizar a través de BlaBlaCar.

Muchos festivaleros llegaron ayer a Ortigueira. Las mochilas se apilaban en la marquesina, junto a la estación de Feve, y en la otra acera, esperando el bus para dirigirse a Morouzos. El miércoles se oyeron quejas porque el servicio de transporte no comenzó a funcionar hasta las seis de la tarde y muchos tuvieron que elegir entre el taxi o la caminata, dura, por el calor y la carga.

Jésica y Raquel, sevillanas, viajaron 11 horas en tren hasta Ferrol y desde allí en Feve al Mundo Celta. «Es precioso, unos paisajes increíbles, el agua está muy buena y los 25 grados de temperatura máxima no los tenemos allí ni de noche», contaban. Ellas se alojan en Ferrol y también han sufrido los problemas del agua.