Los vecinos decidirán sobre el 50 % de los ingresos del monte de Couzadoiro

ANA F. CUBA ORTIGUEIRA / LA VOZ

ORTIGUEIRA

CÉSAR TOIMIL

El acuerdo «é un primeiro paso» en la mejora de la gestión de los terrenos

12 abr 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El acuerdo rubricado ayer por el presidente de la Asociación de Veciños de Couzadoiro, Eduardo Dovale, y el alcalde de Ortigueira, Rafael Girón, zanja unos ocho años de litigio por la titularidad y la gestión de los montes Calvelo y Carabelote (San Cristobo) y Mañón (San Salvador), que han supuesto un desembolso de más de 11.000 euros a los vecinos. Pero Dovale quiso dejar claro que «este é un primeiro paso dun longo camiño», en el que se comprometen a «seguir ata acadar todos os dereitos dos veciños». E igual que el regidor, subrayó la oportunidad que se abre para «mejorar la gestión» y, por tanto, incrementar el beneficio generado por los montes.

«Tras décadas de abandono, as necesidades amoréanse nos servizos básicos: hai barrios sen suministro de auga potable, saneamento, limpeza; no ámbito forestal, sen pistas nin áreas de carga; e no medioambiental», remarcó Dovale. Girón justificó el retraso de este convenio, al amparo del protocolo aprobado por la corporación, por el proceso judicial (que se cerró hace un año, cuando el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia denegó la clasificación de los montes como comunales), e incidió «en la mejora sustancial» que implicará su aplicación (desde el 1 de enero de 2015) para Couzadoiro (el Concello asumirá el coste del plan de gestión que elaborará con los vecinos). En el caso de Loiba ha planteado idénticas condiciones y también lo hará en Mera.

Francisco Martínez, presidente de la promotora de la comunidad de montes y tesorero del colectivo, al que representó en la negociación con Girón, recordó «os atrancos» y elogió «a unión da xente», que, espera, se mantenga, ahora que, como apuntó Dovale, asumen la responsabilidad de gestionar recursos públicos, «en beneficio da comunidade e coa participación de todos».