Casa Rivero, cuna de Xuvia y la mejor conservada de su época con 400 años

Patricia Hermida Torrente
Patricia Hermida NARÓN / LA VOZ

NEDA

La Casa Rivero, este jueves, en la entrada de Neda
La Casa Rivero, este jueves, en la entrada de Neda César Toimil

En Neda y frente a Narón, fue testigo de reyes, espías, tranvías y gaseosas

01 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Entre los grandes misterios de Ferrolterra, se alza la Casa Rivero. La primera de Neda al cruzar el puente, frente a Narón como un faro, fue testigo de reyes, espías y accidentes de tranvías. Asistió a la gran pujanza de la fábrica de Xuvia y fue la primera de la zona en tener electricidad. Y sin embargo, su antigüedad se sume en las tinieblas de la historia. En el talud del patio trasero una inscripción citaba el año 1508. Otras fuentes afirman que un corregidor llegado de Madrid la mandó construir en 1601. Podría tener 400 años, como indica el investigador Tomás Casal. Su historia corrió en paralelo primero a la Fábrica de Cobre creada en 1790, después a la de Moneda y por último a la Textil. Siempre como un emblema de la ría, «de su época es la mejor conservada de la zona, no hay otra casa de 400 años mantenida tantos años». El deterioro se nota por falta de moradores, pero reluce el esplendor de antaño.

La familia Rivero en los jardines de la casa, en los años 40
La familia Rivero en los jardines de la casa, en los años 40 Archivo Tomás Casal

Tomás Casal escribió un artículo al respecto en el libro Narón, Xuvia, Neda (coordinado por él junto a Fernando Masafret). Ante la casa pasó «el rey Alfonso XIII con su madre, la que fue reina regente María Cristina de Habsburgo, cuando visitó la Real Fábrica de Neda». También presenció las andanzas de espías como Eugenio Izquierdo, que trabajó para Godoy en Francia, o el mortal accidente del tranvía en 1950. El caserón de tres alturas perteneció a Pedro Lestache, hijo del famoso Jean Lestache: francés impulsor del molino de Xuvia y uno de los artífices del imperio harinero en la ría. Y en 1819 se inició aquí la saga Rivero, cuando Julián Vicente Rivero de la Torre decidió comprarla.

Vista posterior de la Casa Rivero con la ría de Ferrol de fondo
Vista posterior de la Casa Rivero con la ría de Ferrol de fondo Archivo Tomás Casal

Este primer Rivero se dedicó al suministro de materiales para la Fábrica de Xuvia, algún año hasta el 15 % del cobre. Y fue su único suministrador de carbón, además de prestamista en Neda. No tuvo hijos y cuando murió su legado vivió primero a través de su viuda María Ventura Rivero, y después de su sobrino Santiago Rivero. Éste fue juez de paz, criador de ganado y diputado provincial por el Partido Liberal.

Carmen Carranza Rivero y su marido en 1910, en el interior de la Casa Rivero
Carmen Carranza Rivero y su marido en 1910, en el interior de la Casa Rivero Archivo Tomás Casal

De aquellos tiempos quedan seis magnolios más que centenarios, un palomar, un reloj de sol o una hornacina que cobijó a un San Antonio. Fue la primera de Xuvia con electricidad, al estar junto a la fábrica textil. Los árboles tenían semejante cúpula que albergaban a toda la familia en las meriendas, mientras una roldana y una cuerda bajaban las bandejas desde el hogar. Los Rivero pertenecían «a la élite de Xuvia, en una casa que con sus 400 años también acogió un taller de bicicletas o una fábrica de gaseosas», afirma Casal. Aquí residió el alcalde Tomás Rivero. Y se instaló otro icono como una planta de refrescos La Pitusa.